Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

En la desconfianza se encuentra la seguridad democrática de nuestro país

Durante el conflicto armado, todo jefe u oficial que llegaba al Estado Mayor de la Fuerza Armada tenía que dejar su arma de equipo en la entrada, pues no le era permitido andar armado dentro de las instalaciones en las cuales se encontraba el Alto Mando. Esta desconfianza podría haber generado algún malestar en algunos oficiales que venían de combatir en el interior del país. Sin embargo había un rótulo en la comandancia de guardia que decía: "En la desconfianza se encuentra la seguridad".

Frase muy célebre y que puede aplicarse hoy en día con el presente gobierno. Para nadie es un secreto que el ala más radical del FMLN, ha logrado llegar al poder con la elección de Salvador Sánchez Cerén a la presidencia de la República. Pero dicho gobierno tiene limitaciones en su ejercicio del poder, debido a nuestro ordenamiento constitucional y al hecho que no tienen un verdadero control de las instituciones del Estado.

A pesar de que el mandatario y los de su círculo cercano son radicales y en el caso de algunos de ellos totalmente antisistema, han demostrado un pragmatismo político sorprendente, pues comprenden que estratégicamente les conviene dar una cara de moderación y diálogo. Sin embargo esa es una mera estrategia pues si tuvieran el poder total ya habrían sacado su verdadera agenda y la situación fuera muy diferente. Ya hubieran empezado a efectuar reformas a la Constitución y buscarían perpetuarse en el poder a través de la misma. No hay que olvidar que el régimen que quisieran emular es uno muy similar al de un país suramericano gobernado por un mandatario que habla con pajaritos.

Por lo tanto nuestro país requiere de una sociedad civil y una clase política que no se deje engañar, que sean desconfiados de toda acción que pretenda mostrar a este gobierno como pro sistema, pues ellos no lo son. Debemos ser garantes que a través de la desconfianza podemos mantenernos vigilantes permanentemente del actuar del gobierno.

Es evidente que presenciamos una estrategia de moderación con miras a las elecciones del próximo año. El control de la Asamblea Legislativa es fundamental para el actual régimen y de lograrlo empezaríamos a observar a un gobierno del FMLN muy diferente. Sería más autoritario y con una plataforma orientada hacia el Socialismo del Siglo XXI.

Algunos analistas dan la impresión que ya mordieron el anzuelo y creen que este es un gobierno moderado y conciliador. No comprenden que este gobierno del FMLN, está obligado a mantenerse relativamente moderado pues estamos en un ambiente preelectoral y necesitan que gran parte de la población pierda el miedo para ser una opción en las elecciones de diputados del 2015.

Necesitamos una Asamblea Legislativa con una oposición fuerte, una Corte Suprema independiente y una sociedad civil despierta y dispuesta a reaccionar ante medidas y acciones arbitrarias del gobierno y el partido oficial. Debemos desconfiar siempre de actitudes del gobierno y con nuestra actitud mantenerlos dentro del sistema democrático. Tenemos que estar conscientes que "en la desconfianza se encuentra la seguridad "democrática de nuestro país.

*Colaborador de El Diario de Hoy.