Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Desarrollo integral de infraestructura: reducción de riesgo

Miles de salvadoreños han sufrido los embates de los inviernos copiosos y fenómenos que propician los desbordamientos de ríos y quebradas, que acarrean la pérdida de vidas humanas y de bienes materiales. La historia de estas tragedias humanas que hemos sufrido como nación, se reportan desde hace muchos años.

Cada año las familias de las zonas de el Bulevar Coronel José Arturo Castellanos, Colonia Málaga, y los barrios Santa Anita, Candelaria y Modelo, tienen que vivir con graves amenazas por motivo de la lluvias. Muchas familias con recursos propios construyen muros de contención, pero todavía existen muchos lugares donde la ayuda y obras no llegan a nivel local y nacional.

El problema se complica aún más por el mal estado en que se encuentra el sistema de drenajes, se suma a esto que las lluvias arrastran en las quebradas montañas de tierra acumulada, trayendo consigo todo tipo de basura y desperdicios. Esta realidad trágica la transmiten los noticieros y periódicos de forma constante, como sucedió el jueves de la semana pasada con la fuerte lluvia que azotó el país.

El doctor Norman Quijano, en una de sus principales promesas de campaña como Candidato para Alcalde del municipio de San Salvador, fue la construcción de bóvedas, construyendo así la bóveda denominada como "Coronel José Arturo Castellanos", esta obra ha venido a beneficiar a cientos de familias con áreas de sano esparcimiento y mitigación efectiva contra inundaciones.

La edificación inició en abril del año pasado, sobre el río Arenal, invirtiéndose más de un millón de dólares, con fondos provenientes de la primera titularización que realizó la comuna en la Bolsa de Valores. La obra municipal cuenta con una cancha de fútbol rápido, otra de arena para futbol playa, una más de baloncesto. Cuenta además con un área de juegos infantiles, pista de patinaje, entre otras.

Más de 100 mil habitantes de barrios como San Esteban, La Vega, Lourdes, Modelo, Candelaria y los Distritos Uno y Cinco pueden hacer uso de las amplias instalaciones sin ningún costo, dándole un nuevo rostro a la comunidad, ya que antes éste era un espacio muerto, hoy se ha convertido en un lugar donde los habitantes de estas zonas se recrean y hacen deportes.

Pero esta obra no es suficiente para dar respuestas concretas a la zozobra y angustia que se vive año tras año, es necesario hacer más y hacerlo en un cortísimo plazo. El doctor Quijano propone como promesa concreta de campaña, realizar una segunda etapa de sistemas de bóvedas para ser ejecutadas a partir del próximo primero de junio, cuando asuma las riendas del Gobierno.

La segunda etapa consiste en unir lo ejecutado con la nueva infraestructura, sumando 2 kilómetros, construyendo un tramo que va desde el Bulevar Coronel Arturo Castellanos hasta la Colonia Málaga, pasando por los barrios Santa Anita, Candelaria y Modelo, brindando una infraestructura que consiste en 15, 000 metros de ciclo vía, 15 canchas de fútbol rápido, 25 canchas de basquetbol, 1,500 viviendas, 10 plazas multiusos y estacionamientos. Con esta obra, a parte de darle respuesta al saneamiento de las quebradas, estará promoviendo lugares seguros para que micro y pequeños empresarios puedan establecer sus negocios.

Esta propuesta se visualiza como proyecto piloto de envergadura, a realizarse también en otras zonas del país, para hacer del patrimonio nacional un mapa de desarrollo y de oportunidades para mejor calidad de vida de los habitantes.

Al mismo tiempo este proyecto busca dar respuestas concretas a la adversidad, brindando infraestructura social, mejor calidad de vida y minimizar los focos de contaminación y proliferación de vectores.

* Colaborador de El Diario de Hoy.

resmahan@hotmail.com