Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Defendamos la inocencia de nuestros niños

Defendamos la inocencia de nuestros niños

Defendamos la inocencia de nuestros niños

Defendamos la inocencia de nuestros niños

Cuando se monta una campaña en radios, buses y vallas en medio de colegios, diseñada con caricaturas y colores atractivos a la población infantil, queda claro que el mensaje es para los niños. Varios problemas surgen cuando una maniobra de este tipo atenta contra los derechos de los padres como primeros y principales educadores de sus hijos, infringe varias leyes, contraviene la identidad cultural y atropella los valores morales.

En estos últimas semanas hemos visto una publicidad de muy mal gusto, con el apoyo de organismos y embajadas extranjeras, que ha alarmado a los padres de familia salvadoreños, motivándonos a pedir que se respeten nuestros derechos y las leyes que promueven la moral, el respeto y el orden social. Muchas vallas se retiraron, sin embargo los grupos que lanzaron estos mensajes, después recurrieron al vandalismo dañando la propiedad privada, pintando mupis, vallas, paredes y cunetas.

Debemos felicitar al Consejo Nacional de Publicidad (CNP) por hacer cumplir nuestras leyes, resolviendo suspender dicha propaganda basándose en el código de ética que rige esa institución. El vicepresidente del CNP, Sherman Calvo, señaló que ellos están concientes de su compromiso de velar por la ética permanente y de respetar los principios morales de la sociedad. También expresó no estar de acuerdo con mensajes retadores y ofensivos como los de dicha campaña, para la cual emitieron un fallo condenatorio.

Asimismo el señor Calvo propuso que toda publicidad debe de ser responsable y de buen gusto, respetando la privacidad, honestidad, la moral y todo aquello que sea lícito. Además, aclaró que el artículo 6 del código de ética indica que todo anuncio no debe contener afirmaciones contrarias a los principios de honestidad y veracidad, lo cual claramente no cumple esta publicidad, que dice que se vive el feminismo a través del lesbianismo en vez de defender la igualdad de derechos y la dignidad de las mujeres. Terminó pidiendo que se respetaran y se acataran los fallos emitidos.

También hay que aplaudir a los padres de familia que escribieron y enviaron cartas alertando y haciendo un llamado a los responsables. Si cada salvadoreño y la sociedad reaccionan así ante todas las amenazas que nos vienen de afuera, podremos aliviar tribulaciones o injusticias, defender los verdaderos derechos humanos y la libertad, llevando a la práctica soluciones que tengan el afán de servir a la humanidad y el bien común.

Por otro lado, ayer se publicó la noticia de que la mayoría de los diputados del Parlamento europeo rechazaron una Propuesta de Resolución sobre salud sexual y reproductiva y derechos afines, en el cual se pretendía declarar el aborto como un derecho humano y facilitarlo en los sistemas de salud pública de los países miembros. El informe Estrala, patrocinado por la OMS, hubiera servido como una herramienta clave para presionar a países en Europa que defienden la vida del no nacido, tales como Irlanda, Polonia y Malta a que legalizaran el aborto por demanda.

Sabemos que los ataques a la vida humana, especialmente a los más indefensos bebés que se encuentran en el vientre materno y los intentos por redefinir el matrimonio y la familia, van aumentando en todo el mundo. Se invierten grandes cantidades de dinero, se condicionan fondos internacionales para forzarnos a cambiar nuestras leyes, sin embargo los salvadoreños hemos demostrado una y otra vez que defendemos toda vida humana y la familia. Esperamos que nuestros gobernantes hagan valer el querer del pueblo.

*Columnista de El Diario de Hoy.