Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

¿Cuánto perdemos los salvadoreños por caso CEL-ENEL?

Los salvadoreños que hemos seguido con interés el desarrollo del caso CEL-ENEL, en litigio desde hace varios años y que finalmente pareció ver la luz con una salida negociada y en buenos términos, estamos sorprendidos con los últimos acontecimientos, ya que al incumplir parte del acuerdo marco conseguido el año pasado, prácticamente estamos dando el mal mensaje de que el gobierno no cumple su palabra.

Pero, más allá de lo anterior, que es un tema que tendrá que ser dirimido en las instancias correspondientes, la pregunta que todos nos debemos hacer es: ¿Cuánto perdemos los salvadoreños por este caso? 

Muchos quizás hayan olvidado la época de racionamiento de energía que vivió el pueblo salvadoreño en períodos previos y durante el conflicto armado, lo cual se agravó a partir de la enorme destrucción en la red del sistema eléctrico, a nivel nacional, a causa del conflicto.

A partir del 2002, ENEL se convierte en el socio estratégico que permite realizar proyectos que llevan a ampliar la generación de energía geotérmica, lo cual se tradujo en producción de energía a partir de los propios recursos, pero además, al haber logrado esta producción sin productos derivados del petróleo, se logró estabilizar los precios en las facturas a los consumidores salvadoreños.

Además de los beneficios económicos antes mencionados y la captación de más impuestos, el acuerdo CEL-ENEL trajo muchas fuentes de empleo directas e indirectas, lo que fue un beneficio para miles de familias salvadoreñas. 

Poner fin a ese asocio público-privado no solo implicó un freno a un mejor desarrollo geotérmico en el país, sino que debido a la forma en que desde un principio --en el gobierno pasado-- se desarrollaron los hechos, se ha enviado una serie de mensajes negativos, que en nada abonan a la atracción de inversiones extranjeras.

La pregunta directa al gobierno actual es: ¿Por qué se empeñan en politizar un proyecto que fue de tanto beneficio para la familia salvadoreña? ¿Por qué no dan cabal cumplimiento al acuerdo marco firmado a finales del año pasado?

Representantes de países cooperantes, que son quienes verdaderamente nos han auxiliado en situaciones difíciles y lo siguen haciendo en la actualidad, se han referido al caso CEL-ENEL manifestando la esperanza de que el gobierno cumpla con su parte y se finalice no solo en los términos del Acuerdo firmado, sino que se haga de forma absolutamente transparente.

No podemos olvidar que el país ha sido beneficiado nuevamente con el FOMILENIO II por parte de los Estados Unidos, y que organismos como el banco alemán KFW concede préstamos que básicamente son donaciones.

El Salvador necesita un compromiso mayor en el tema de inversión extranjera. Hay que recordar que el más reciente informe de la CEPAL ubica al país en el último lugar en la atracción de inversiones de la región centroamericana, con apenas un 3 %, mientras que en gran contraste se encuentran países como Panamá, con un 32.2 %.

Conflictos como el de CEL-ENEL perjudican las inversiones, ahuyentan socios estratégicos y, lo que es peor, minimizan las oportunidades para el desarrollo del país y su población, poniéndonos en situación de franca desventaja frente al resto de países centroamericanos.

Creemos que es nuestro deber señalar estos puntos, tanto a la ciudadanía como al Estado y hacer un llamado a revisar las políticas que se tienen en materia de atracción de inversiones, si verdaderamente queremos ver prosperar a El Salvador y su gente, sacando el mejor provecho de este tipo de asocios con países hermanos.

Recordemos que sin inversión no hay empleo, no hay educación, ni programas sociales; sin inversión no hay progreso.

*Diputada.