Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Cronomedicina

En 1729 el astrónomo francés Jean-Jacques de Mairan notó que las pequeñas flores rojas de unas plantas que crecía en Madagascar, se abrían con la luz del día y se cerraban durante la oscuridad de la noche. En un interesante experimento Mairan colocó las plantas en un lugar totalmente oscuro, encontrando que el ciclo de apertura y cerrado de las flores ocurría de la manera ya establecida e independientemente de la luz y la oscuridad, concluyendo que las "plantas tenían mecanismos internos que inducían ciclos para medir el tiempo". Dando el nombre de circadiano a estos ciclos e iniciando los primeros pasos de una rama de la ciencia, que posteriormente se llamaría Cronobiología.

La Cronobiología mide cómo los eventos relacionados con el tiempo moldean las respuestas biológicas de los seres vivos. Este fenómeno ha sido utilizado en las aplicaciones médicas dando lugar a la Cronomedicina. Hoy sabemos que el cuerpo humano cubre periodos circadianos que duran diariamente aproximadamente 24 horas, es más, algunas sustancias como la histamina, que modula los fenómenos alérgicos, tienen su expresión máxima entre la medianoche y las 4 am., lo cual hace que algunas personas alérgicas o asmáticas empeoren durante la noche, dato ya conocido por los pacientes que sufren estas enfermedades y por sus familiares.

Otro ejemplo de esta relación circadiana es la tendencia a tener infartos en horas de la mañana, periodo en donde hay una breve elevación de la frecuencia cardíaca, de la presión arterial y de la tendencia de las plaquetas y otros factores de coagulación a volverse más activos, lo que predispone el aparecimiento de estas afecciones cardíacas a estas horas predominantemente.

Pero no todo es negativo con respecto a los ciclos circadianos, por ejemplo muchas personas alcanzan su mejor momento mental y físico pasado el mediodía, lo que explica que no todas las personas tengan un "ciclo matutino", sino que algunas de ellas tienen "ciclos vespertinos", lo que les hace ser más productivas por la tarde. De igual manera algunas personas tienen "ciclos nocturnos" y por tanto sus actividades son realizadas en forma más fructífera en las horas nocturnas.

Situaciones, que siendo muy importantes, aún no son consideradas en los ámbitos estudiantil y laboral, en donde se presume que todas las personas tendrán ciclos matutinos de desempeño, colocando por ejemplo, actividades escolares, como exámenes, en horas de la mañana.

Por otro lado también los medicamentos desempeñan mejor su función si son tomados en horas específicas, haciendo que algunos "tengan horas caprichosas" para ser ingeridos, por ejemplo antes de dormir para ciertos medicamentos para los lípidos sanguíneos o con las comidas como es el caso de los medicamentos antidiabéticos. Esto hace que sea de principal importancia que los pacientes cumplan las indicaciones específicas de sus médicos sobre las horas que deben tomar sus medicinas.

Con el conocimiento que cada uno de nosotros tiene sobre a qué hora se es más productivo y en qué momento se encuentra en mejor disposición de realizar su trabajo, usted estará sacándole gran provecho a sus ciclos circadianos.

*Doctor en Medicina

aguilarjoya@yahoo.com