Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Correr… ¡Sigan corriendo!...

Muy bueno sería que los ayuntamientos procuraran las vías adecuadas para correr y además que las identificaran y señalizaran este buen ejercicio sea más practicado por mas personas, pero sin arriesgarse, ni poner el riesgo a otros...

Tengo un libro que compré en Valencia hace años con el título “Correr”, en cual el autor explica que correr es el mejor ejercicio para todo el organismo humano y, por lo tanto, el ejercicio que todos debiéramos hacer todos los días.

Cuando se corre trabajan todos los músculos de la cabeza, la parte cervical, dorsal y la lumbar de la columna vertebral, los músculos del tórax, el abdomen y naturalmente las extremidades superiores e inferiores... Y también durante la carrera funcionan con más riego sanguíneo todos los órganos internos vitales, el hígado, los riñones, el sistema digestivo y por su puesto el corazón, que como tal, también es un músculo que hay que ejercitar para fortalecerlo y mantenerlo muy irrigado de sangre y sano para que nos procure una larga vida...

Además, históricamente correr es el ejercicio más antiguo... Los hombres de la edad de piedra corrían delante de los tigres y detrás de los mamuts y desde hace miles de años que se iniciaron las olimpiadas donde correr tanto a gran velocidad en tramos cortos, como a paso ligero en tramos largos son especialidades... Y en los maratones mundiales en todas las ciudades importantes participan miles y miles de corredores...

Pues bien... Estando de acuerdo que correr es muy saludable física y mentalmente, pues durante la carrera también se irriga el cerebro y conozco gente que me ha contado que sus mejores ideas se les han ocurrido corriendo, a lo que me quiero referir hoy es a los riesgos de correr...

Y no me refiero solo a los riesgos de la delincuencia que se incrementan todos los días, sino a los riesgos de accidente por atropellos con los vehículos que circulamos de madrugada de camino a nuestro trabajo...

Por lo que veo todos los días en Santa Elena, antiguo Cuscatlán, donde a las cinco y media de la mañana habrá unas cincuenta personas y otros tantos ciclistas haciendo ejercicios, entre más llegan más se incrementa el riesgo, sobre todo si por algunas actitudes que veo, piensan que la responsabilidad en caso de accidente será del conductor del vehículo que los atropelle.

Me encuentro personas corriendo con auriculares y además viendo hacia el suelo a quienes hay que hacerles una señal con las luces largas. Me encuentro personas con sus mascotas atadas y sin atar. Me encuentro personas que salen de pronto corriendo de un lado a otro de la calle o en un cruce sin poner la mínima atención... y también me encuentro bicicletas en sentido contrario...

Sí, es bueno correr y síganlo haciendo, pero por su bien y el de los automovilistas que circulamos por ahí desde las cuatro de la mañana hasta que amanece, háganlo por favor con cuidado sin arriesgarse ni arriesgarnos...

Algo parecido sucede con los maratones de cientos de personas que se organizan desde los parques por las calles amplias de la ciudad... Aquí incrementan el riesgo los automóviles mal aparcados o sobre las aceras... Muy bueno sería que los ayuntamientos procuraran las vías adecuadas para correr y además que las identificaran y señalizaran este buen ejercicio sea más practicado por mas personas, pero sin arriesgarse, ni poner el riesgo a otros...

Mente sana en cuerpo sano.


*Ingeniero. Columnista de El Diario de Hoy.
www.pedroroque.net