Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

El coraje y entrega de Billy Sol

Sin lugar a dudas, todos hemos tenido oportunidad en nuestras vidas de conocer a diferentes personas, a las cuales tenemos como ejemplo en diferentes aspectos. Con esto no me refiero a personas extraordinarias, sino muchas veces solamente a personas comunes y corrientes pero que son un tremendo modelo a seguir en diferentes ámbitos.

Por ejemplo, si alguien me pregunta por una persona que se haya entregado por la niñez salvadoreña, la primera persona que se me viniera a la mente es mi abuelo y la enfermera del colegio. Pienso en algún tema espiritual y aparece automáticamente en mi mente el sacerdote de mi parroquia. Me preguntan por familia, aparecen mis padres y abuelas. Esto es mi caso, por su supuesto, pero cada uno tendrá docenas de aspectos de la vida en la cual cada uno ubica a una persona.

Sin embargo, muchas veces cuando alguien menciona las palabras "coraje y entrega" en una sola oración, la primera persona que se me viene a la mente es Guillermo Sol Bang, conocido como Billy Sol. Este es un personaje que desde joven estuvo involucrado en el quehacer nacional, siempre callado sin pregonarlo, pero persistentemente en el frente de batalla.

Lo han tratado de tumbar mil veces pero se ha vuelto a levantar mil veces y una vez más. Incluso llegó a perder mucha sangre durante la fundación de su partido (literalmente). Tan así que está lleno de cicatrices de balazos, esquirlas y hasta mordidas de cucaracha que le quedaron luego del secuestro que le hizo el FMLN. Es un tipo que hasta le tuvieron que quitar un riñón por la patada que le pegaron cuando lo liberaron, pero nadie lo escucha quejarse al respecto. No, hombres con el coraje de Billy Sol no protestan, sino que aprovechan las oportunidades para salir adelante.

Billy Sol es quien lideró la reconstrucción de la CEL, de todo el sistema eléctrico de nuestro país que fue destruido después del conflicto armado. Calladito pero siempre con pie firme, ha entregado la vida a su país con honestidad, entrega, pasión, coraje y un especial cariño.

Hoy a sus 86 años viene a encontrarse con una nueva piedra en el recorrer de su vida. Perdón, me debo corregir, en mi opinión, será equivalente a una piedrita tratando detener el agua de un río imponente. Cambiando la oración, Billy Sol hoy se encuentra con una piedrita en su camino, el caso de CEL y ENEL. Lo quieren ocupar para poder distraer un caso de corrupción que seguramente salpica a este gobierno y el anterior (cuando ya Sol ni era presidente de la CEL), pero no lo van a lograr.

El pasado jueves, Billy Sol salió en conferencia de prensa --un hombre que ya ha vivido de todo en esta vida-- a defenderse ante las mentiras que le quieren imputar, con mucha valentía y coraje. Este vez se metieron con quien no debían, se metieron con un hombre honesto, con Billy Sol. Así que señores deshonestos, hoy agárrense.