Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Y continuaremos trabajando para construir un mejor país

El 1º de mayo de 2009, cuando asumí como Alcalde de San Salvador tenía un fuerte conocimiento del reto que enfrentaba, pero más que amedrentarme me preocupé por formar un equipo de trabajo que pudiese dar respuesta a la difícil situación que vivía en ese entonces la capital.

Y esa fue una de las razones por las que decidí ser Alcalde, para llevar esperanza a los barrios más pobres, enfrentar la desigualdad y superar la deuda histórica con estos sectores de la población, que habían vivido décadas de inmovilización.

Hasta los más escépticos han visto las obras que hemos realizado y son testigos de la transformación de la ciudad, eso porque logramos conformar un equipo de trabajo. De los empleados operativos he pedido la fuerza de sus músculos y de los profesionales, su talento, su intelecto, todos formando un solo haz en beneficio de los capitalinos.

Ellos son los verdaderos protagonistas de la construcción de este nuevo San Salvador, muy diferente al que recibimos, y eso se logró porque todos los empleados asumieron una mística de trabajo basada en el servicio al ciudadano y no a los partidos políticos. A ellos agradezco ese esfuerzo brindado a lo largo de estos dos períodos municipales.

Han sido casi seis años en los que no hemos escatimado la hora para tender la mano a quienes lo necesitan. Mientras otros descansan, nosotros hicimos una tradición el estar cada 25 de diciembre y 1º de enero, a tempranas horas de la mañana, realizando labores de limpieza en la ciudad.

Siempre he creído que la función pública debe tener la posibilidad de transformar la vida de los ciudadanos, ese ha sido uno de los elementos que han inspirado la fuerte inversión destinada a ejecutar diferentes obras de infraestructura en comunidades, barrios y colonias de San Salvador.

Algunos de los detractores, critican que no hemos hecho nada en el municipio, pero ellos seguramente no han conocido la San Luis Portales, la Gallegos II, la Peña de Oreb, La Posada, Miraflores, Granadillas, entre tantas otras comunidades donde realizamos obras de reducción de la vulnerabilidad, puentes, aceras, pasajes, muros, pasamanos, gradas, entre otras obras que han llevado tranquilidad y mejorado las condiciones de vida de las familias que ahí habitan.

Seguramente tampoco han visitado el Centro de Formación Laboral o los siete Centros de Convivencia, espacios donde convergen centenares de jóvenes y adultos para capacitarse, dando así un paso importante en el camino de alcanzar sus sueños.

Ignoran de nuestro proyecto de transporte con responsabilidad social, mediante el cual una flota de 14 autobuses, incluido el metrobús (unidad articulada), transporta personas con discapacidad, sigue la ruta de los parques, apoya otras actividades como recorridos por el Centro Histórico y buses alegres que llevan a familias de las comunidades hacia balnearios o espacios turísticos del país.

Y esto lo menciono porque es una muestra de que nosotros nada más llegamos a la institución a servir, convencidos de que la población está cansada de la política tradicional, de muchas palabras y pocos frutos, cansada de una función pública dispuesta únicamente a servirse a sí misma.

Nosotros logramos ganarnos poco a poco con trabajo, con obras esa confianza ciudadana, por eso los capitalinos decidieron trabajar de la mano con nosotros y ser parte activa de los mecanismos de participación ciudadana como mesas temáticas, directivas de colonias, zonales y de contraloría, que han sido garantía en la inversión de los fondos que se nos confían.

Quedan seis meses de gestión municipal y mi compromiso es continuar trabajando incansablemente para realizar muchos proyectos de beneficio para la ciudad, pero especialmente enfocado en aquellas zonas de San Salvador de alta vulnerabilidad.

Agradezco infinitamente a los capitalinos por darme, a través de las urnas, la oportunidad de ostentar el cargo de Alcalde de San Salvador que es el que más he disfrutado; en los próximos meses me someteré nuevamente al escrutinio popular para seguir construyendo un mejor país, escuchando a los ciudadanos, a las bases, pero sobre todo a mi conciencia.

*Alcalde de San Salvador.