Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

V Congreso Eucarístico Nacional

Entre las actividades importantes que la Iglesia Católica prepara para este año 2013, ocupa un puesto prioritario la celebración del V Congreso Eucarístico Nacional con el lema: "Caminando siempre con Cristo". Con este acto religioso, se quiere agradecer a Dios el Primer Centenario de la Arquidiócesis de San Salvador y de las Diócesis de San Miguel y Santa Ana. Este acontecimiento se ha estado viviendo en el contexto de un Año Jubilar en el que se han celebrado congresos eucarísticos vicariales y parroquiales, ha peregrinado la imagen del Divino Salvador en las vicarías de la Arquidiócesis y ha peregrinado la Virgen de la Paz en San Miguel, y Nuestra Señora de Santa en esa Diócesis.

Un Congreso Eucarístico es una manifestación de culto público a Cristo en la Eucaristía, misterio de fe y de amor. En una fiesta de la iglesia, en torno a Cristo como Señor y Maestro, presente bajo las apariencias de pan y de vino. La Sagrada Eucaristía es el tesoro más grande que la iglesia ha recibido de Cristo. Es un misterio que la iglesia adora, celebra y renueva con entusiasmo. Es la fuerza viva de todo cristiano que se compromete a proclamar por los caminos del mundo el reinado de Dios con su compromiso evangelizador.

Sólo la Eucaristía, verdadero memorial del misterio pascual de Cristo, es capaz de mantener vivo en nosotros el recuerdo de su amor. Es el "Memorial de su muerte en la cruz" pero también, es presencia de su sacrificio y anticipación de su venida gloriosa. Es el sacramento de la continua cercanía salvadora del Señor resucitado en la historia.

En el Congreso no se recuerda simplemente lo sucedido en aquella histórica cena Pascual de Cristo con sus discípulos, sino que se hace presente el Misterio Pascual de Cristo como una fuerza salvadora que ha estado presente en todos los tiempos. Los israelitas, cada año celebraban una cena pascual con un cordero para hacer memoria de aquella histórica noche, cuando un grupo de hebreos, al mando del profeta Moisés, escaparon de Egipto, en una noche de luna llena unos 1250 años antes de Cristo. Jesús celebraba también esa cena durante las fiestas pascuales, y fue en esa cena cuando, antes de iniciar su pasión, nos dejó el regalo inestimable de la eucaristía que adoramos cada día y adoramos públicamente en un Congreso Eucarístico.

La presencia en este Congreso del Señor Cardenal de Cuba, Monseñor Jaime Lucas Ortega y Alamino, como delegado especial del Papa Francisco, de cardenales, Arzobispos y obispos de varios países, darán realce a esta acción de gracias. Se recuerda con especial gratitud a San Pío X, que con la Bula "Americae Centralis" crea la Arquidiócesis y las diócesis de Santa Ana y San Miguel. Se recuerda también con simpatía, al Cardenal salesiano Juan Cagliero, primer Nuncio en Centro América por la gestión hecha ante la Santa Sede para la creación de la Provincia eclesiástica. Gratitud también para el primer Arzobispo, Monseñor Adolfo Pérez Aguilar por su celo pastoral en bien de las almas y el progreso de la fe.

El Centro Deportivo El Cafetalòn, de Santa Tecla, acogerá a miles de peregrinos que desde los más remotos lugares de la nación vendrán lleno de fe a adorar la presencia Real de Cristo en la Eucaristía

*Sacerdote salesiano.