Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Con la Virgen de Fátima no se juega

Los magistrados de la Sala de lo Constitucional honraron nuevamente la justicia mediante su altamente recto compromiso con la Constitución, y la población, fallando contra intereses personales y partidistas.

Me refiero a los evidentes intereses proclamados y reclamados el pasado lunes 16-6-14, por un "futuro ex-presidente" del TSE, Eugenio Chicas, al dictaminar dicha Sala, ilegal su elección para presidir ese tribunal, por su militancia en el FMLN.

El TSE, siendo un tribunal de justicia electoral, lógicamente debería desempeñarse con total imparcialidad. Esto no fue el caso --en absoluto-- del señor Chicas y de algunos más, que constituían ese organismo en estas pasadas elecciones presidenciales.

Fueron claras --para cualquier sensato, equilibrado, reflexivo salvadoreño--, sus múltiples resoluciones parcializadas hacia su partido FMLN durante esa campaña presidencial, aceptando toda propaganda ilegal de Funes y Alba Petróleos amparando al FMLN --y mayormente execrable--, sustentándolas hasta casi la hora de cerrar urnas, pero eliminando instantáneamente cualquier propaganda contra su partido, por cualquier razón, legal o ilegal. Con sólo esta injusticia --sin sumar mil alarmantes arbitrariedades más-- el presidente del TSE transgredió dos principios constitucionales: "independencia judicial y democracia representativa y republicana", por los que lógica y legalmente este fallo de la Sala es una decisión total de ecuanimidad hacia los votantes.

Su descompuesta cara en conferencia mediática, evidenciaba su frustración ante el deseo fracasado de perpetuarse como presidente del TSE y el plan marxista efemelenista de tomarse, como en los países maduro-chavista-castro-comunistas, todo órgano gubernamental importante, para entronizarse eternamente en el poder. De darse esto, veríamos sufrir a nuestra población como padecen pueblos como el venezolano, que en estos momentos ha dicho YA NO al hambre y se ha sublevado.

Me repito ante estos íntegros magistrados de la Sala Constitucional, (caso raro entre nuestros políticos), que han demostrado durante su gestión, una defensa férrea hacia nuestra Constitución y los intereses ciudadanos salvadoreños. Lástima grande que deban irse. Tener funcionarios intachables así en todos los estamentos gubernamentales, nos convertiría en verdadero país democrático.

Habiendo sido afectada personalmente por los prejuicios de ese presidente del TSE, aseguro vehementemente con certidumbre, que, en ganársele mi proceso (al pretendido absurdo de condenarme, para despreciar las históricas apariciones de Fátima), sumado al que la Sala Constitucional haya hecho justicia en El Salvador, al declarar ilegal su nombramiento cómo presidente del TSE, solo puede adjudicársele a la mano firme severa de Dios.

Este manifiesto indicaría que contra la Virgen no se juega, porque si cualquier decente humano siente ofensivo que su madre sea despreciada o mancillada por alguien más ¿cómo no se sentirá comprensiblemente ofendido Jesús, quien por su naturaleza divina y humana siente por su Madre el más perfecto amor --como Dios Hijo--, elevándose infinitamente al unificarse con su sentimiento divino? (Is7:14)(Mt.1:23)(Lc.1:43).

El señor Chicas quiso poner en jaque a la Virgen y sus mensajes contra el comunismo --que ella calificó como los "errores de Rusia"-- al abrir proceso contra esa historia publicada, ¿temiendo derrumbarse su indiscutible pretendido plan marxista-efemelenista para El Salvador? ¡Y PERDIÓ!

Preocupante que el presidente Sánchez Cerén tampoco muestre prudencia, al relacionarse con el tirano Maduro, que despiadadamente acribilla a su pueblo. En vez, debería abocarse a Dios y los mensajes de Fátima, y oír a muchos más de un millón y medio de salvadoreños que objetamos el satánico marxismo-comunismo-chavismo.

Espero que lo aconseje su esposa, de quien se conjetura es muy católica.

* Columnista de El Diario de Hoy.