Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

¡Con permiso!...

Muy bueno sería para todos que se retomaran en la escuela la urbanidad, los buenos modales y el respeto hacia los profesores, los compañeros, los útiles escolares, los servicios sanitarios y todo lo que es de uso común para los alumnos

Aunque se oiga junto, en realidad se escribe separado. ¡Con permiso!… Y según la RAE, es una expresión que se usa como fórmula de cortesía para pedir autorización para entrar o salir de un lugar, o bien, hacer uso de algo…

Pregunta: ¿Cuándo escuchó por última vez que alguien: un niño, un joven, un adulto o una persona mayor haya dicho “con permiso”?... En nuestro tiempo de falta de cortesía en cualquier lugar, casi nadie pide permiso para nada, sencillamente hace lo que quiere hacer, sin ni siquiera pensar si tiene autorización para hacerlo… Sencillamente, les da igual…

Pues yo sí lo escucho todos los días unos minutos antes de las seis de la mañana de camino a mi trabajo, cuando el “Primo Chema”, después de ensillar su yegua, se despide cordial y cortésmente de la “primada” o la “primería” que le escucha diciéndoles: ¡Con permiso! 

Y menos mal que alguien aun lo dice todos los días en un momento tan bonito, cuando el día termina de amanecer y finaliza su programa que supongo escucha mucha gente del campo… Y es por esta gota de educación que reciben todos los días, que en los cantones y pueblos pequeños se escuchan con más frecuencia que en la gran ciudad, las expresiones de cortesía: ¡Con permiso! ¡Buenos días! ¡Adiós! ¡Que le vaya bien! ¡Pase adelante! ¡Por favor! ¡Gracias! … Y muchos niños aun dan los buenos días con sus manos juntas diciendo: ¡Bendito!

La urbanidad, como el conjunto de reglas básicas de cortesía y buenos modales con que se expresa respeto, consideración y buen trato hacia la gente con quien uno se relaciona en la casa, en la empresa y en la calle, nos hace mucha falta en todos los ámbitos… Las nuevas formas de comportamiento con que la gente parece sentirse bien, no incluyen la cortesía y el respeto, ni al hablar, ni al escribir, ni al proceder…

¡Que ondas!.. Es la frase de moda y sin sentido gramatical que la gente se dice al saludarse… Y cuando se despiden. ¡Nos vemos!...

Muy bueno sería para todos que se retomaran en la escuela la urbanidad, los buenos modales y el respeto hacia los profesores, los compañeros, los útiles escolares, los servicios sanitarios y todo lo que es de uso común para los alumnos.

Pasé frente a una escuela en estos días de vacación y a pesar de haber sido recién pintada, ya tenía una serie de dibujos sin aparente significado, aunque me dijeron que son las nuevas formas de expresión artística de un grupo de nuevos talentos del grafiti… Pues sí… ¡Con permiso! Es una de las muchas expresiones que debiéramos poner de moda para que se retome el respeto y la consideración mutua como personas… Y digo de moda, porque nuestra gente joven se mueve más por la moda que por el interés social.

Mi enhorabuena a este tipo de programas que además de distraer y hacer la madrugada más alegre a los campesinos, también les hace sentirse en la comunidad de la “primada” y mantiene las buenas formas de respeto y convivencia.

Pues eso, ¡Saludos a la primada!…

*Ingeniero. Columnista de El Diario de Hoy.
www.pedroroque.net