Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

¿Cómo serán los próximos 4 años?

Aunque los ciudadanos reprobaron la gestión presidencial del primer año, el pacífico discurso del presidente en la Asamblea, fue una larga enumeración de supuestos logros, asegurando que el país va en el rumbo correcto, aunque la realidad cotidiana, y las estadísticas de los organismos internacionales, digan lo contrario.

Es evidente que los descomunales desaciertos de estos 6 años de gobiernos del FMLN, se deben en gran parte a la pésima selección de los funcionarios en las principales carteras del Estado sin considerar su idoneidad para el cargo: nepotismo sin meritocracia. Los resultados de su incapacidad saltan a la vista en megaproyectos fracasados, que nos han costado millones a los contribuyentes.

Y aunque en vano traten de disimular su incapacidad, sus desafortunadas declaraciones (por la boca muere el pez) ponen al descubierto su desconocimiento total del delicado cargo a ellos encomendado.

Lorena Peña, prometió "No continuar con esa absurda política de austeridad, que tanto daño ha causado a países como Grecia". ¿No sabrá que fue el populismo desmedido y el enorme endeudamiento, las causas del descalabro griego? Mientras Jackeline Rivera, del FMLN, ante la resolución de la Sala de declarar constitucional el TLC con EE. UU., dijo que: "Habría esperado un razonamiento más patriótico, que jurídico". ¿Habrá olvidado que el Puerto de la Unión no se concesionó en su momento porque los diputados del Frente consideraron, por patriotismo, que debía ser administrado por el gobierno?

El vicepresidente Ortiz rechazó enfáticamente la evaluación de FUSADES sobre el primer año de gobierno, tildándolo de "más político, que técnico, porque decir que hay un compromiso débil con la institucionalidad y con la democracia, es lo más desacertado que he escuchado". Posteriormente afirmó que "la concesión del Puerto de La Unión, era cosa de semanas. Que posiblemente en julio ya estaría operando".

Nelson Vanegas, presidente de CEPA justificó la ausencia de las 4 empresas calificadas para presentar ofertas, sin explicar por qué despidió injustamente a personal altamente calificado, para sustituirlo por parientes y allegados, como el yerno de Sánchez Cerén quien desempeña otro cargo en otra institución gubernamental. Declaró que, junto con el presidente Sánchez Cerén, decidirán el futuro del puerto. ¿Tendrán la capacidad como para tomar la decisión más adecuada sobre un proyecto de tal envergadura?

El profesor Sánchez Cerén, intenta en vano esconder la tremenda realidad de los miles de muertos, del temor que embarga a la población, sometida a las órdenes de las pandillas, insistiendo en que "no está con los brazos cruzados", lo que salta a la vista, pues dedica gran parte de su tiempo a predicar sobre el buen vivir, en sus reality shows sabatinos, en comunidades felices.

José Luis Merino afirma que las opiniones negativas sobre el primer año, surgen "de los mismos lugares de siempre, los que viven enfrascados en ocultar y negar los MÍNIMOS progresos que este país está teniendo y en obstruir las cosas nuevas que queremos hacer". Moraleja: Salvadoreños, debemos conformarnos y hasta aplaudir esos mínimos progresos. No dan para más.

Y Medardo González insiste en que "el profesor Sánchez Cerén, su gabinete y el FMLN están cumpliendo. Podemos decir con orgullo que nuestro país va por buen rumbo". Para luego amenazarnos con un futuro de socialismo tropicalizado, especialmente diseñado por sus brillantes cuadros. El clamor de los ciudadanos por un cambio de rumbo, tiene una única y evidente solución: exigir la inmediata renuncia de estos funcionarios cuya incapacidad tienen al país al borde del abismo, antes que lo sigan destruyendo en los próximos 4 años.

*Columnista de El Diario de Hoy.