Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Cómo regular vía salario mínimo como indicador de desigualdad social

Cualquier enfoque que trate de buscar culpables y satanizar al mismo tiempo por la desigualdad social existente en el mundo a la larga perderá credibilidad y sobre todo cerrará las puertas a la posibilidad de diálogo con uno de los actores más relevantes en esta trama, los empresarios, por lo que nunca será beneficioso la búsqueda de culpables para construir una base de diálogo y exploración de nuevas políticas públicas sostenibles.

Por ejemplo, ¿de qué nos serviría satanizar un modelo económico donde un director de una prestigiosa empresa cervecera chilena puede ganar en un solo día de trabajo lo que un trabajador chileno que le pagan el salario mínimo llegará a ganar en siete años y ocho meses? (fuente: Fundación Sol, 31/01/2014, Periódico PULSO). Aunque la diferencia es surrealmente abismal, lo que nos debe de preocupar es que es un hecho real y que es una tendencia que caracteriza a nuestra región latinoamericana. Nuestro reto como ciudadanos es promover enfoques que generen los incentivos necesarios para que los comportamientos que están detrás de estas desigualdades se modifiquen, ya sea porque los empresarios pueden ver nuevas oportunidades de ganar-ganar en incrementar salarios o ya sea porque se crea un desincentivo natural para cambiar conductas no deseadas como la avaricia o la codicia, conductas que surgen, bajo ciertas condiciones, de manera tan natural como amar o ayudar.

En esta última parte quisiera aportar un enfoque personal sobre el salario mínimo, y es referente a considerar al salario mínimo como indicador de desigualdad social, y a partir de esto hacer dos planteamientos que nos permitan ocupar este indicador para ayudar a reducir los incentivos que generan la desigualdad social desde el sector empresarial.

1. Salario mínimo por categoría de monto de capital de la empresa: Una clasificación muy usual para definir los impuestos a las empresas es el monto de patrimonio o capital (o incluso por el flujo de efectivo) que tienen, pudiendo ser micro empresa, pequeña empresa, mediana empresa y gran empresa. Generando diferentes niveles de salario mínimo por cada categoría permitiría generar condiciones más favorables para desarrollar los mercados de "abajo hacia arriba", permitiendo que la micro y pequeña empresa puedan incubarse de alguna manera por medio de estructuras de costo y gastos más favorables para sus primeros años de operación, si la empresa desea crecer pues tendrá que necesariamente pasar a otra categoría donde el salario mínimo a pagar tendrá que ser mayor, lo cual significará una mejora en la calidad de vida de todos los miembros de la empresa y no sólo de los directores o accionistas. Para el caso de la gran empresa deberán absorber salarios mínimos mucho más competitivos, lo cual generará una reducción directa en la acumulación de las utilidades/capital que tendrán que ser canalizadas vía gastos/costos de operación en salarios mínimos para mantener una operación estable en el largo plazo, ya que no podrán canalizar todo el efecto de mayores salarios mínimos vía incremento de precios ya que podría ser contraproducente para su posición en el mercado. Al fin y al cabo el empresario siempre buscará obtener mayores utilidades, para esto necesita crecer, en la medida que más crezca y más empresas crezcan (pasen de una categoría a otra) mejorarían los salarios de todos esos ciudadanos que también migran junto al estatus de la empresa, y al mismo tiempo habría más liquidez en la economía para que ese dinero pudiera regresar a las empresas vía incremento en ventas.

2. Salario mínimo como ratio de la escala salarial de una empresa: Sería importante medir el ratio entre el salario más bajo de una empresa y el salario más alto de la misma y la proporción de personas que están en cada categoría con respecto a la otra, esto permitiría tener un monitoreo de cómo esta brecha puede reducirse con incentivos y políticas correctas, es muy distinto que el promedio del ratio de una industria reflejará que la diferencia del salario más bajo con respecto al más alto es de 100 veces a que reflejará en otra industria un total de cinco veces, sin lugar a dudas si la primer industria es relevante en la cantidad de trabajos que genera en la categoría de menor salario, esto podría convertirse en un señal de alarma para la desigualdad social de un país.

*Consultor Social y Economista. mmconsultorsocial@gmail.com