Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Comienza campaña negra

Es lamentable que en vez de que algunos partidos políticos se preocupen por invertir en solucionar problemas y necesidades de la población, están botando grandes cantidades de dinero en desprestigiar a adversarios políticos. En vez de proponer y competir en base a las mejores ideas se recurre a calumnias, perversos blogs, correos anónimos, ataques personales, mensajes groseros y ofensivos que circulan en las redes sociales, demostrando no sólo la bajeza moral de quienes los originan sino la poca creatividad y debilidad de sus propuestas.

¿Estaremos condenados en cada elección a tener que escoger lo menos malo, en vez de las mejores propuestas? Con el mal ejemplo de algunos lideres políticos y sus estrategias, no sorprende que vivamos en una sociedad frustrada, violenta y polarizada.

Quien tiene más poder debe demostrar más responsabilidad, por lo cual, el partido de Gobierno está obligado a dar ejemplo y sentar la pauta de las relaciones políticas interpartidarias rehuyendo la prepotencia, la violencia verbal y las falsedades, que llevan a agravar los problemas y alejarnos de sus soluciones. La verdad debe ser regla y norma en toda comunicación social, pues no hacerlo además de convertirse en cómplices de un fraude, hace perder credibilidad y capacidad moral para hacer criticas constructivas.

Hay un comercial de una parte de una entrevista de Norman Quijano, en la cual habla del vaso de leche en las escuelas. Lo hacen ver como que si se opusiera a que las familias reciban esta ayuda, cuando en realidad explicaba que hay que darles mucho más que la leche. Que se debe mejorar la calidad de la educación que está deficiente y se debe volver al programa integral "Escuela Saludable", creado por los gobiernos de su partido pero eliminado por el actual Gobierno.

Los padres de familia estaban satisfechos con este programa, que era efectivo y cubría necesidades básicas. No tiene sentido eliminar algo bueno solamente porque fue creado por otro partido.

Al final de este anuncio, firmado por el FMLN, se concluye maliciosamente que a Quijano no le importan las necesidades del pueblo. Se ve claramente la mala intención tergiversando el mensaje real, dando una falsa imagen negativa del candidato.

Hemos visto, desafortunadamente, desde que entró al poder este Gobierno, promesas no cumplidas, una gran habilidad para repetir falsedades, ineficacia en el manejo y desarrollo de proyectos y abusos de poder. Dicen gobernar para el pueblo pero hacen lo contrario gastando en lujos y bobadas, llevándonos para atrás en todos los indicadores económicos y sociales.

Debe haber además humildad en el ejercicio del poder que es temporal y está dado para servir a los demás. Contrario a los que vimos este fin de semana pasado, que cerraron la calle de los Chorros, porque el presidente iba a inaugurar Ciudad Mujer en Santa Ana. No le importó causar problemas a miles de salvadoreños, que en su día familiar de descanso llegaban hasta la entrada de dicha calle en donde los regresaban.

Se felicita la iniciativa de la primera dama de ayudar a las mujeres, poniendo fiscales de planta para recibir denuncias sobre violencia contra ellas. Sin embargo, este nuevo abuso de poder de su esposo es innegable, así como pasó con la señora atropellada y el ingeniero Gómez, vapuleado por la escolta presidencial.

Pedimos que esta campaña sirva para fomentar la cultura política y no para polarizar y dividirnos más.

* Columnista de El Diario de Hoy.