Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Cien años de la Cámara de Comercio e Industria

El desarrollo de una nación no viene dado por la gestión de un gobierno, sino que se genera por la inversión y el trabajo de la fuerza productiva privada

La Cámara de Comercio e Industria de El Salvador, la gremial más antigua, representativa y una de las más influyentes dentro del país conmemora cien años de su fundación. Se dicen fácilmente, pero representan el legado de un grupo de treinta y cinco empresarios visionarios que se organizaron  hace un siglo con el objetivo de impulsar el desarrollo productivo del país y defender el sistema de libertades. Y esto a lo largo del tiempo, ha sido la misión de la institución que indudablemente ha logrado cumplir con satisfacción.

Más de dos mil doscientas empresas de todos los sectores económicos son aglutinadas por la Cámara, generando más de cien mil empleos directos y otra cantidad mayor de empleos indirectos. Aún y cuando pueda pensarse que la proporción es diferente, el noventa por ciento de las todas las empresas afiliadas está formado por micro y pequeñas empresas, es decir, está integrado en su mayoría por la MYPES, el motor principal de crecimiento del país y a la vez su  sector económico más emblemático.

La gremial no solo es un referente en la generación de negocios entre sus socios, capacitaciones y formación empresarial de primer nivel, alianzas estratégicas comerciales y apoyo técnico en la formación de emprendedores, sino que con todo su personal y la contribución de más de doscientos cincuenta empresarios voluntarios a nivel nacional organizados en diferentes comités asesores sectoriales, comisiones funcionales y en su junta directiva, trabajan por generar propuestas de  país  que permitan alcanzar un mejor futuro para El Salvador y sus nuevas generaciones.

Hoy en día ser un emprendedor representa un reto mayor que en muchos otros países pues a pesar de la aventura y riesgo que esto representa, se suman otras variables del entorno económico, político y social que lo hacen mucho más complejo. Es por eso que la celebración de los cien años de la Cámara será una celebración en honor al valiente  empresario salvadoreño, quien tiene el mérito de que a pesar de la  guerra, los terremotos, la inseguridad y los gobiernos, siempre ha estado presente haciendo lo que mejor sabe hacer: trabajar y generar prosperidad.

En este contexto nace la iniciativa por parte de la Cámara: “Homenaje al  Empresario Salvadoreño”, un reconocimiento que entregará a la micro, pequeña, mediana y gran empresa que ha sido líder en el mercado a través de la generación de empleos, crecimiento, trayectoria, antigüedad, ética y responsabilidad social empresarial. De igual forma, hará un reconocimiento al emprendedor exitoso que con innovación y coraje se ha lanzado recientemente al mercado en búsqueda de su sueño. ¡Honor a quien honor merece! Ser emprendedor en el país debe de ser motivo de orgullo y satisfacción. Y además, un ideal para todos los jóvenes.

El desarrollo de una nación no viene dado por la gestión de un gobierno, sino que se genera por la inversión y el trabajo de la fuerza productiva privada que se arriesga por sacar adelante a su familia y a su país. La historia de El Salvador está ligada al trabajo de muchos empresarios que han contribuido enormemente en defender los principios de la libertad humana, económica y política que son la base de cualquier nación próspera. Y esa historia de éxito, es la historia de la Cámara, institución que  hoy se alista a continuar con nuevos bríos su gran labor en beneficio del sector productivo y de la sociedad salvadoreña por cien años más. ¡Felicidades Cámara de Comercio e Industria de El Salvador!

*Colaborador de El Diario de Hoy. @jrmirandasv