Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Ciclo de vida del pandillero promedio

Todo empieza con un embarazo no esperado en un hogar con grandes limitaciones, el bebé crece y se desarrolla con la abuela o donde la tía. El padre no se responsabiliza de su hijo y la madre trabaja de sol a sol para llevar el sustento. En el hogar no hay un adulto responsable que guíe y eduque al pequeño y mucho menos que le enseñe los valores.

A los siete u ocho años ya se dedica a actividades predelincuenciales y más temprano que tarde es atrapado por la fascinación de hacer dinero rápido sin ir a perder tiempo en la escuela y sin fregarse mucho. Escucha con admiración a los mayorcitos que hablan de conseguir ropa y zapatos de marca, un TV plasma, un equipo de sonido, un celular bien "chivo" y hasta una motocicleta. Le impresiona la solidaridad del grupo y le atrae sobremanera el sentirse protegido por su nueva "familia".

Otros le enseñan las reglas básicas de la agrupación y le explican el ritual de admisión, aguanta con estoicismo la golpiza y luego lo presionan para que demuestre que tiene agallas y no es "un gallina". El requisito es dar "chicharrón" a alguien, si este último es un pandillero rival, una "chava" que traicionó al grupo o un agente de la PNC, no sólo es aceptado sino se gana la admiración y el respeto.

Gradual y progresivamente se involucra en narcomenudeo, extorsión, sicariato, masacres, asaltos en el transporte público, usurpación de viviendas y violación agravada. A partir del momento en que se lanza a delinquir sus probabilidades de morir en forma violenta en los próximos cinco años pasa peligrosamente de cero a más del noventa por ciento.

Con el transcurrir de los meses, llevando una vida expuesta a muchos peligros, viviendo al salto de mata, sólo sale de noche y huye constantemente, apenas logra llevar algo de dinero a sus bolsillos con las extorsiones ya que los cabecillas se quedan con la mayor parte, aún así, lo que logra acumular lo malgasta en el "vacile", drogas, alcohol y mujeres. El dinero fácil y la vida regalada con que soñaba al principio tarda en llegar, aunque ayuda algo a su familia, ésta lo rechaza y lo niega para no complicarse con la PNC.

Sus enemigos naturales son los pandilleros rivales, algunos de sus propios compañeros, los agentes de la PNC y los soldados del ejército, los custodios que los identifican, la drogadicción, el alcoholismo y el VIHSIDA. En los últimos tiempos se han agregado sus propias víctimas, nótese la cantidad creciente de pandilleros que mueren cuando asaltan buses y microbuses.

El principio del fin ocurre cuando le individualizan un delito más grave y lo encierran por más tiempo, Al salir por buena conducta o por haber cumplido la mayor parte de la condena, aún en fase de confianza y en pleno proceso de rehabilitación reincide en el 99% de los casos, es capturado de nuevo o lo sorprende la muerte al enfrentarse con la PNC o con el ejército, con una pandilla rival o con parientes del algunas de sus víctimas.

Es sorprendente cómo algunos jóvenes se incorporan a pandillas a sabiendas de que solamente con mucha suerte sobrevivirán cinco años y que si lo logran, irán a parar irremediablemente a un centro penitenciario.

*Colaborador de El Diario de Hoy.