Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Cerrando el 2015

Ve que oportuno, la última pieza, del rompecabezas 2015, es una foto de una pata de conejo. Abracadabra, patas de conejo, derramen abundante salud sobre nosotros

Terminamos la entrega del sábado anterior, recordando las empresas cash cows del 2015, y las razones porque el petróleo está tan barato. 
Mencionábamos que es un importante alivio, pagar menos de $3 por galón cuando fuleamos el VW. Esto a nivel micro pues a nivel macro, oro negro barato = tremendo boquete en la economía mundial. Con razón la manzana le ganó al tigre.

Dije VW, pero pudo ser Toyota; lo que pasa es que tengo a Das Auto en mi mente pues no deja de sorprender cómo la empresa más grande de Alemania hizo chanchullo manipulando los escapes de 11 millones de sus unidades. Que se olvide Deutschland de ganarle a Japón en la carrera del carro, el pick up y el camión.

Alivio también sentimos cuando finalmente, cae la rata del FOMILENIO 2. $365 millones que vienen a revitalizar la franja costera de El Salvador. God bless you, Sam.

Gracias también a empresarios que siguen creyendo en El Salvador, como AEROMAN, en constante expansión de su reloj suizo de taller aeronáutico; Agrisal que le dio luz verde a su Torre Quattro de oficinas; a Calleja que ya casi corta la cinta # 100; a Salud, cooperativa 100 % sonsonateca, que sigue luchando e innovando, y a tantos otros empresarios visionarios que están echando punta contra corriente.

Gracias a nuestros hermanos lejanos por un año récord de transfusión de reme$a$, y porque, no importa que seamos “ the world’s most dangerous country”, siempre regresan a disfrutar de nuestro Pulgarcito con los suyos. ¡Bienvenidos!

Y es que de eso se trata el fin de año. De dejar la rutina por un rato, y gozar en familia. Los que la salud nos permite esta dicha, debemos realizar lo afortunados que somos.

Es que sin salud no hay ni dinero, ni amor. Para no perderla, sigo apasionado con la natación, la carrera, el ciclismo y el yoga. En el 2015, dije presente en la triatlón 70.3 en Corral de Mulas. No se me olvida un chapín, pura langosta hervida, que me dijo “A la vos, esto se debía llamar Corral del Diablo. No he visto ni una mula pero sí siento el infierno”.

También estuve en Guate, en su icónica (y realegre vos), carrera de 21k. Igual, recuerdo con afecto mi primer “century” o 100 millas en bici que, gracias a un excelente trabajo en pelotón, rompimos los 160 km debajo de 5 horas. Adicción, pero de la buena.

Nuestro hijo Diego también padece de la misma adicción. En el 2015 rompió los 1:23 en una 21k, hizo su primer triatlón, calificó a la maratón de Boston con un tiempazo de 3:01:13 en la maratón de Berlín (no Usulután) y, cerramos el año con broche de oro, entrenando como Dios manda para, juntos, soltar la bestia en una triatlón.

Se trata de torear la adversidad, las malas vibras, y de sacarle el jugo a la vida.

En familia, se lo sacamos celebrando un importante natalicio de mi madre, quien rehúsa envejecer. Fiesta sorpresa cargada de emociones, detalles y mucho vino.

Le hicimos frente a la adversidad operando las amígdalas de nuestra hija Tania, y el paladar de Sofía Eugenia (good dog Sofi). Frente a un procedimiento de aplicación de esteroides en mi médula espinal, para no dejar de entrenar. A la frecuente distancia física del marido y su Marida, por obligaciones laborales en otras tierras. Al ahorro y al préstamo para la recta final en la educación superior de nuestros hijos.

Ve que oportuno, la última pieza, del rompecabezas 2015, es una foto de una pata de conejo. Abracadabra, patas de conejo, derramen abundante salud sobre nosotros; guíennos hacia la recuperación de rumbo nacional; ayúdennos a dejar una huella positiva, hay tantas formas de hacerlo.

…Y como dicen en mi pueblo, ¡Felijaño!, y en las ciudades de los hermanos lejanos, Japinuuuiiirr (suenan cuetes).

*Colaborador de El Diario de Hoy
calinalfaro@gmail.com