Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Centro de Formación Laboral, la verdadera fábrica de oportunidades en San Salvador

Centro de Formación Laboral, la verdadera fábrica de oportunidades en San Salvador

Centro de Formación Laboral, la verdadera fábrica de oportunidades en San Salvador

Centro de Formación Laboral, la verdadera fábrica de oportunidades en San Salvador

Cuando llegamos a la Alcaldía Municipal de San Salvador en 2009, encontramos en el Barrio Cisneros una galera que albergaba al Centro de Formación Laboral, y era ahí, en condiciones inadecuadas --que no es posible describir con palabras-- donde la administración anterior brindaba los cursos de capacitación.

Recuerdo esas imágenes, y me hacen considerar como increíble el cambio en positivo que ha tenido ese espacio. Los testimonios de quienes se benefician de los cursos que impartimos están ahí, pero quizá las palabras que más impactan son las de los profesores que ven cómo su trabajo trasciende la formación, llegando a modificar vidas y quizá hasta salvarlas.

Cuando nosotros comenzamos a trabajar en esa dependencia municipal, lo hicimos con la prioridad de dignificar a quienes llegaban a capacitarse, y de aquella galera que recibimos posiblemente lo único que quedó es el techo.

Remodelamos totalmente las instalaciones, construimos las aulas, se les colocó aire acondicionado y se les adecuó de acuerdo con las especialidades que impartimos, además se incorporó nuevos cursos o temáticas, que permitirán a nuestros graduados tener mejores herramientas para incorporarse al mercado laboral.

Los números hablan por sí solos. Entre 2009 y 2014 se han capacitado más de 8,600 ciudadanos, la mayoría en cosmetología, inglés y computación; pero también ofrecemos remodelación de interiores, fontanería, electricidad, masoterapia, panadería, en total brindamos 21 especialidades técnicas. Del grupo de personas que hemos atendido, aproximadamente a unas 3,000 se les ha beneficiado con becas en el Centro de Formación Laboral.

Es prudente hacer del conocimiento de los ciudadanos, que debido a la demanda también se comenzó a impartir cursos en nuestros Centros de Convivencia, además en comunidades, en los cuales se ha beneficiado a más de 700 personas.

Esta administración siempre quiso hacer una apuesta integral de apoyo a nuestros jóvenes, por eso, con el apoyo por separado del Ayuntamiento de Barcelona y de la Organización Internacional del Trabajo, impulsamos el emprendedurismo que caracteriza a los salvadoreños.

De igual manera, potenciamos la Bolsa Municipal de Trabajo, que se habilitó en 2009 --siendo la primera Municipalidad en ofrecer este tipo de servicios--, la cual ha ayudado a más de 4,000 ciudadanos que confiaron en nosotros y que se les apoyó para ubicarse en alguna de las plazas que ofrecen empresas amigas. Sin embargo, es prudente aclarar que, a la fecha, son casi 46 mil ciudadanos, no sólo de San Salvador, los que se han acercado a solicitar nuestra intermediación.

Esos son los números, pero más allá de las frías cifras hay muchas historias --de jóvenes especialmente--, de las cuales es un honor haber sido parte activa, brindándoles los conocimientos necesarios para hacer realidad sus sueños, para abrirles oportunidades a la superación.

Día a día conocemos de casos de jóvenes que en algún momento de sus vidas estuvieron involucrados en pandillas o en riesgo de ser parte de ellas. Llegaron al Centro de Formación Laboral, se les abrió las puertas, se les apoyó, se les orientó, y gracias a esa oportunidad que ellos vieron pasar y aprovecharon, hoy son parte de la vida productiva del país a través de panaderías, gimnasios, salones de belleza, clínicas de masoterapia, talleres de mecánica de obra de banco, entre otros negocios. Son casi 90 de los cuales tenemos información que han sido establecidos.

Aproximadamente, cada cuatro meses tenemos el honor de presidir una graduación, y en todos los graduandos hay una firme convicción de que haber concluido estos cursos de formación técnica no es el final, sino el inicio o la apertura de un abanico de oportunidades para mejorar las condiciones de vida de ellos y de sus familias.

San Salvador es una ciudad con futuro y estamos convencidos de ello, por esas personas que buscan cómo capacitarse y sacar adelante sus hogares gracias al esfuerzo de su trabajo honrado. Los capitalinos con esas características son más y ahí está la gran riqueza de esta ciudad.

*Alcalde de San Salvador.