Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Cantos de Navidad

Para aliviar unas horas el bombardeo mental que estamos cotidianamente sufriendo sobre los escándalos financieros, los abusos de los políticos, las declaraciones improcedentes, la politización de la función publica, el crecimiento de la delincuencia y los malos resultados económicos al saber que somos el país que menos crece y, además, la retahíla de ofertas políticas que resuenan en nuestros tímpanos, he decidido apartarme de este tinglado y armar un concierto de villancicos navideños.

Pues si, creo que por lo menos una vez al año es importante encontrar el momento de concentración y reflexión sobre el "Hombre" históricamente más importante del mundo cristiano, por el ejemplo que nos dejó sobre la humildad, el amor y tratamiento con toda la humanidad, pues lo que dice Jesús, de quien celebramos el 2013 aniversario de su nacimiento en esta Navidad, va mucho más allá de la familia y la gente que conforma nuestro entorno. Y desde el punto de vista religioso, Jesús, hijo de la Virgen María y San José, es el gran y único guía espiritual del cristianismo en todo el mundo.

Los textos de las oraciones que se rezan el mundo católico y las oraciones tal como se expresan en las iglesias cristianas, son la forma como los creyentes nos concentramos y acercamos a Dios, y le pedimos que nos ayude en la solución de nuestras dificultades y nos guíe por el camino de la comprensión y el amor al prójimo.

Los cantos de Navidad o villancicos son también una forma de orientar el pensamiento hacia la celebración del nacimiento de Jesús que vienen desde hace varios siglos de Europa, especialmente de España y Portugal a Latino América. En los países de habla inglesa, existen los "Chritmas carol", que como los villancicos, son alabanzas al nacimiento de Jesús que se cantan en Navidad.

Pues sí, esta semana disfrutaremos de un concierto en el que los cantantes y la orquesta cuyos orígenes provienen del gran músico vicentino, don Napoleón Rodríguez, compositor de muchas obras, entre ellas la Marcha Nupcial, que se interpretó en la boda de la Reina Isabel de Inglaterra Y la idea de este concierto es concentrarnos en la reflexión sobre la Navidad y todo lo que ha sucedido hasta nuestros días.

Seguramente que de su niñez y si es padre o abuelo le suenan los villancicos: Hacia Belén va una burra, Campana sobre campana, El tamborilero, Noche de paz, Los peces en el río, Adestes fideles y Ya vienen los Reyes, cantos que existen en el mundo cristiano desde hace muchos años y que de vez en cuando además de tararearlos, viene bien escucharlos cantados por voces preciosas que inspiran un acercamiento a lo divino.

*Ingeniero. Columnista de El Diario de Hoy.

www.pedroroque.net