Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Buscando trabajo...

Y rogando a Dios no encontrarlo, dice el refrán. Primero dos anécdotas: Observando una manifestación de desempleados que gritaban ¡Queremos trabajo!, un empresario llamó a uno de los que llevaba una pancarta y le dijo: "Señor, tengo un trabajo para usted y si quiere puede empezar ahora mismo". El manifestante molesto respondió: ¡Oiga y por qué tengo que ser yo entre tantos manifestantes!

Un recién graduado que aplicaba a un cargo le dice al director: Soy graduado de tal universidad, tengo dos maestrías y mi aspiración es ganar 60 mil dólares al año. El director le responde: Mejor 90 mil, un Mercedes último modelo, un bono de 40 mil y una casa en un barrio exclusivo. El joven sorprendido respondió: ¡Usted está bromeando! ¡Tú empezaste!, le dijo el director.

Pues yo sí estoy buscando un promotor de programas de formación no subvencionados, que aporte creatividad e iniciativas inteligentes para poner en marcha un nuevo proyecto. He entrevistado a cinco y con todos me sucedió más o menos lo mismo. No mostraron gran ilusión pero sí solicitaban sueldos a su medida. Son personas, que más que más empleo y posibilidad de aportar y desarrollar sus habilidades, lo que buscan es solución a sus problemas económicos.

Necesito ganar $1,200 mensuales me dice un candidato. Le respondo: qué bien, yo me comprometo a pagarte esa cantidad y más, si veo que ponemos en marcha pronto este proyecto. ¿Y tú a qué te comprometes? ¡A venir a la empresa todos los días! Sí, pero qué harás, cómo piensas acometer este trabajo. ¡Hay que hacer mucha publicidad, bajar los precios y buscar un patrocinio! ¿Y si eso no funciona, qué crees que se podría hacer? Bueno, usted es mi jefe y me tiene que decir qué hacer. Ahí se terminó la conversación.

Señores, hay una gran diferencia entre buscar un "empleo para cobrar un sueldo" y buscar un "trabajo para ganarse un sueldo y las comisiones por resultados".

Para lo primero hace falta prepotencia, como la de algunos titulados superiores con maestrías, que suponen solo por eso ya merecen sueldos altos. Para lo segundo, hace falta, "actitud, aptitud, voluntad de trabajo, deseos de triunfar demostrando resultados".

Pues eso: Si busca trabajo, demuestre su ilusión y comprometa al 100 % su creatividad y sus habilidades.

*Ingeniero.

Columnista de El Diario de Hoy.

www.pedroroque.net