Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Lo bueno, lo malo y lo feo del sufragio

Lo bueno. -La asistencia de buena cantidad de una ciudadanía pacífica y civilizada, que se hizo presente a ejercer el derecho al voto para elegir a sus gobernantes municipales, congresistas y Parlacen.

-Las encuestas de los dos periódicos de mayor circulación, El Diario de Hoy y La Prensa Gráfica, que fueron las casas encuestadoras que más se acercaron a los resultados, especialmente El Diario de Hoy, que acertó en la mayoría de resultados finales con pírricas diferencias.

-Alcaldías pluralistas donde los candidatos a alcaldes que no lograron ganar ahora serán parte de los concejos , garantizando la representación justa de los votantes.

Lo malo. -Definitivamente el TSE. ¡Horrible! ¡Inhumano! Retiraron los baños públicos alquilados sabiendo que el conteo de votos duraría hasta altas horas de la madrugada. Los partidos tampoco pudieron llevarles comida a sus sacrificados militantes para cenar. Éstos, además del cansancio, permanecieron hambreando y sin baños.

-El papel copia utilizado para las actas que deberían entregarse a los partidos, no copiaron nada. Esto supondría causar una confusión de datos para llevar a cabo un fraude. Pedimos desde esta columna al fiscal y los CINCO MAGNÍFICOS de la Sala Constitucional, mantenerse atentos ante los justos derechos de la ciudadanía a la transparencia electoral.

-La falta de información a la ansiosa ciudadanía ávida de conocer resultados preliminares, da que pensar cómo algo intencionadamente malo al escoger el TSE a una empresa sin experiencia para la transmisión del sufragio, pues al declararse incompetente se buscara rápidamente a otra, cuyo dueño es hermano de alto dirigente de GANA. ¿Sería compadre hablado?

-El caos provocado por la incapacidad del presidente del TSE (OJO: efemelenista-fotocopia SigloXXI-comunista-autoritario), para zafarse, grita "sabotaje". ¿Será?

Lo feo. -¡Inaudito! No había electricidad en muchísimos centros de votación, por lo que las directivas en las mesas debieron usar celulares para alumbrase toda la noche.

-Los magistrados del TSE se fueron de vacaciones navideñas sabiendo que cada minuto precedente a estas elecciones era indispensable para el éxito, por su complejidad. De allí parte del "deschongue" resultante que estamos viendo.

-Las encuestas de universidades y casas encuestadoras totalmente erradas y a todas luces sectarias, por estar completamente alejadas de los resultados finales. Por muchos años las encuestas de algunas universidades fueron de las más confiables. Ahora, en los últimos tiempos, más parecería que dan cifras inventadas para inclinar a los electores a votar por los partidos que son preferencia de los encargados, sobre todo cuando el rector de conocida Universidad ha recibido fuertes críticas por recomendar por televisión al partido ARENA que "debe ver cómo le hace para no desaparecer", sugerencia considerada tendenciosa, pues más bien denotó un deseo personal que indiscretamente no pudo ocultar. Muy malo para la credibilidad de esa universidad principalmente después del sufragio, cuando ARENA surgió nuevamente como la primera fuerza política del país. Muy delicado por su estatus de rector de una de las más prestigiosas universidades salvadoreñas. Peor aún, por su calidad de sacerdote.

-Las mentiras de uno de los alcaldes electos que parecería inclinarse hacia esa fea práctica, al afirmar haber ganado por siete mil votos. Roberto Rubio, analista, director de Funde, desmintiendo la cifra el miércoles pasado, aseguró que la diferencia habría sido de unos quinientos votos.

-El odio imperante. Una hermana de cierta diputada del FMLN, furiosamente rompió la papeleta de votación al candidato a alcalde de ARENA. Ella fue encarcelada. Él ganó la alcaldía.

*Columnista de El Diario de Hoy.