Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

La Británica sobresale en el mundo

La Academia Británica Cuscatleca (ABC) obtuvo la semana pasada el reconocimiento como una escuela de calidad basada en valores por parte del International Values-based Education Trust. La primera en El Salvador y la primera en América Latina. Es un privilegio poder ser parte de estos esfuerzos con los que se consolida un ambiente de aprendizaje donde estudiantes salvadoreños florecen y se desarrollan. Y ha sido un verdadero honor para la institución, especialmente porque viene de una fundación que promueve la vida integral, que conceptualiza el poder de los valores a través de las acciones que los docentes, estudiantes, administradores y padres de familia viven en un ambiente escolar determinado, más allá de simplistas soluciones.

La Británica y su nuevo director, Sr. Graeme Keslake, decidieron que era necesaria una auditoría en el área de valores como parte de sus esfuerzos permanentes por fortalecer la calidad educativa y se contrató a un especialista de prestigio internacional y experiencia, al Dr. Neil Hawkes (www.valuesbasededucation.org). La ABC desde hace varios años definió un conjunto de quince valores que deberían marcar la experiencia educativa de todos los estudiantes. Entre dichos valores se incluyen ser independiente, ser considerado, ser respetuoso, ser líder, ser curioso y ser confiable.

De acuerdo al enfoque del Dr. Hawkes, la Educación Basada en Valores (VBE) es un enfoque de enseñanza que trabaja con valores creando un ambiente de aprendizaje que mejora el logro académico y desarrolla las habilidades sociales de los estudiantes. Este ambiente positivo de aprendizaje se logra a través del modelaje de los valores positivos por parte de los docentes y el personal de una institución educativa. "Provee a los estudiantes con capacidad social, equipándolos con habilidades, inteligencias y actitudes para triunfar en sus vidas dentro de la escuela y en el futuro".

En una escuela basada en valores, los alumnos desarrollan un seguro sentido de sí mismos. Se vuelven más involucrados en su propio proceso de aprendizaje y las investigaciones demuestran que desarrollan diligencia académica. Asimismo desarrollan confianza en sus relaciones y se convierten en personas más articuladas y capaces de opinar libremente. A través del uso del silencio, de la quietud y de técnicas reflexivas de una metodología de enseñanza basada en valores, los estudiantes comprenden con mayor profundidad su trabajo y sus vidas.

Los valores son principios que guían el comportamiento. Influencian las acciones y las actitudes de las personas, y se convierten en el referente de la vida. Influencian también las relaciones con nosotros mismos y con los demás. La VBE es una inversión en el desarrollo de las capacidades individuales y de la propia responsabilidad, y por tanto provee un significativo valor para la sociedad. Los valores no son un componente curricular adicional. No es algo a incluir en la agenda cotidiana, es un nuevo enfoque de enseñanza y aprendizaje. La VBE no es una solución simplista e inmediatista.

Para la Británica ha sido un merecido reconocimiento al desempeño docente y estudiantil y a la inversión continuada en el desarrollo de dichos valores. Y por supuesto también es un honor para El Salvador contar con instituciones que sirvan de referencia para el fortalecimiento de todo el sistema educativo público y privado.

Sin embargo, en lo personal, la alegría derivó en tristeza, al recordar que debo abandonar la junta directiva de la Británica para iniciar una experiencia de vida diferente como lo es la vida política. Pero entonces recuperé el entusiasmo pensando: ¿por qué no poder soñar con que ahora podré luchar para que los demás estudiantes del país también puedan gozar de este tipo de educación liberadora? Gracias, Dr. Hawkes. Gracias, Sr. Keslake. Están dejando un legado que en el país sabremos aprovechar.

*Columnista de El Diario de Hoy.