Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

"Boston Strong": del eslogan a la realidad

Otro año más, el famoso "Día de los Patriotas" se celebrará en las calles de Boston, como siempre se ha celebrado desde 1897: con una de las maratones más rápidas y la más antigua del mundo. Lo que marcará la diferencia este 21 de abril de 2014 en la edición 118 de esta celebración de la resistencia humana, es que servirá para demostrar cómo, por encima de la mezquindad del terrorismo, prevalece el espíritu optimista y la perseverancia.

Hace un año, tres horas después de que los ganadores cruzaran la meta, explotaron dos bombas caseras que cobraron las vidas de tres espectadores y dejaron a más de doscientas personas con heridas múltiples. A horas del cobarde ataque, ya se había hecho popular en las redes sociales el eslogan de "Boston Strong". Ante la impotencia e incredulidad de que existiera maldad capaz de querer dañar, sin motivo aparente alguno, a cientos de personas involucradas en una actividad tan sana como es una maratón, el slogan no era de reproche: era un grito de batalla de que el terrorismo no es suficiente para quebrar el espíritu de emprendimiento humano.

A un año de la tragedia, el eslogan ha demostrado ser una realidad palpable. Recientemente, en una charla en la plataforma de intercambio de ideas conocida como TED, el científico Hugh Herr compartió su historia como persona con discapacidad. En 1982, Herr perdió ambas piernas en un accidente de alpinismo. Su amputación lo llevó a darse cuenta de que el ser humano nunca puede "arruinarse": es la tecnología actual la que es inadecuada. Convirtió esa filosofía en el mantra que lo llevó a cooperar con la ciencia y a aplicar todos sus conocimientos en innovar lo suficiente en los campos de la biónica para construirse mejores extremidades que las que había perdido. Herr, ahora un hombre con prótesis biónicas, ha continuado desde el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) avanzando estas ideas, fundamentadas en que la solución para las tragedias que opacan la existencia humana, se encuentran en el esfuerzo, el emprendimiento y la innovación.

Las primeras declaraciones a la prensa que dio Adrianne Haslet-Davis, una bailarina profesional que perdió una pierna en la maratón de Boston 2013 fueron categóricas: "voy a volver a bailar". Inspirado por esta muestra del espíritu "Boston strong", Hugh Herr decidió hacer todo lo que estaba en su poder para volver la convicción de Haslet-Davis un hecho. Después de varios meses de cálculos matemáticos, prueba y error, caídas y levantadas, y semanas antes de que se corriera la siguiente edición de la Maratón de Boston, Adrianne Haslet-Davis debutó por primera vez su pierna biónica, ante una emocionada audiencia que la vio bailar de nuevo.

Estas muestras de los triunfos que somos capaces de alcanzar incluso después de la tragedia a través del tesón y del enfoque en la innovación y el emprendimiento humano, deberían ser un reto en qué pensar todos los días: ¿qué sería de la pobreza, la desigualdad, o la falta de desarrollo humano si lo afrontáramos con el espíritu "Boston Strong"?.

*Lic. en Derecho.

Columnista de El Diario de Hoy.

@crislopezg