Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Ya basta de engañar al pueblo

La publicación de una foto de Salvador Samayoa en el Facebook me mereció esta sentencia y, por supuesto, me obligó nuevamente a pensar en lo complicado que es a veces para los hombres escuchar con empatía, abrirse a interpretaciones diferentes de una misma realidad, atreverse a salir del huacal. Me había parecido simpático que mi sobrino y su papá salieran en una misma página del periódico. No tenía intencionalidad política y únicamente escribí "¡Bárbaros!" para hacerles saber que los quiero.

Sin embargo, la condena ideológica no estaba lejos. Me había atrevido a publicar la foto de una persona que fue líder de la izquierda y que hoy se ha distanciado del partido. No había mensaje de crítica al gobierno, pero la sola fotografía ya generaba antipatía. La intolerancia está llegando a niveles impresionantes. ¿Pero por qué será que hay antiguos líderes de izquierda que en estas elecciones puede ser que por primera vez voten por ARENA?

Es necesario remontarnos al pasado. Nadie que haya tenido que matar o torturar a una persona puede ser el mismo. Y no creo que en el fondo no haya un poco de arrepentimiento, a pesar de "saberlo" necesario, de estimar que no había otro camino. ¿Cree Ud. que haya mucha diferencia en el daño a la propia humanidad entre el que ejecutara al Embajador de Sudáfrica y el que activara el percutor del rifle del que salió la bala asesina de Monseñor Romero?

Seguramente ambas personas estaban convencidas que no había alternativa más que quitar la vida a otro ser humano. En esa lucha fratricida todos perdimos y todos ganamos. Una vez lograda la paz, la derecha ya no volvió a ser la misma y la izquierda tampoco. Lo importante ahora es descubrir hacia dónde se han orientado los cambios. Lo paradójico es que está siendo precisamente ARENA el partido que se moderniza y el FMLN el que retrocede.

Veamos ejemplos. No es cierto que todo lo social se deba a este gobierno. ¡Vaya atrevimiento ególatra! Muchos de los programas sociales los comenzó ARENA, entre ellos escuela saludable y red solidaria. El FMLN ha podido ampliarlos y complementarlos con los uniformes gracias a un gran endeudamiento. En un ambiente de boicot político, el FMLN bloqueó por intereses miopes de corto plazo todo endeudamiento en los últimos gobiernos de ARENA. Luego llegaron al poder y abrieron el chorro de tal manera que hemos llegado a límites riesgosos.

El análisis del pasado reciente permite esperar más de ARENA en la profundización de la democracia y en el fortalecimiento de las instituciones. Como dice el FMLN, no debemos regresar al pasado, a un pasado de exclusión, de intolerancia. Debemos ir hacia adelante. Lo que debemos entonces definir es qué partido y qué persona es la que más puede ayudarnos a lograr ese objetivo.

ARENA ha madurado. Cuando en el año 2012 había peligro por la falta de liquidez del gobierno, autorizó junto a los demás partidos la emisión de $800 millones más con la firma de un acuerdo fiscal que no ha sido respetado por el gobierno. ARENA ha vivido en carne propia el error de no haber fortalecido la institucionalidad en el pasado y ahora se han convertido en el partido que más la defiende.

El FMLN como partido tiene comportamientos psicóticos. Dice una cosa y sus dirigentes hacen otra sin ni siquiera sonrojarse. Hablan de cuentas claras y ocultan importante información de su gestión. Dicen respetar la Constitución y luego vemos funcionarios haciendo campaña. Estamos hartos de tanta mentira y verdad disfrazada. ¿Serán incapaces de percibir adecuadamente la realidad o simplemente pretenden engañarnos? Ante estos hechos, no creo que debamos apostar nuestro futuro para descubrir cuál es la verdadera respuesta.

*Columnista de El Diario de Hoy.