Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

La atracción del abismo

Es sorprendente ver cómo, con entero conocimiento de causa, sin lugar a equívocos, algunas personas que se suponía firmes en su escala de valores, se agrupan y acuerpan las tendencias políticas más destructivas. Son tan claros los hechos, tan elocuentes, que no es fácil encontrar una respuesta satisfactoria para ese fenómeno de la vida social, sobre todo cuando la ingenuidad constituye una culpa grave, y ésta, jurídicamente, es equivalente al dolo. No me refiero aquí, a quienes brindan su apoyo por el interés bastardo de defender u obtener un cargo público, ni a los tránsfugas, ni a los lumpen de la partidocracia, ni a quienes, carentes de sus necesidades más elementales, ofrendan tristemente su voluntad y comprometen su voto, que deja de ser libre y secreto, a cambio de toda clase de lentejas, dádivas, regalos y ofrecimientos; ni a quienes, por el contrario, sólidos en sus convicciones ortodoxas, forman el voto duro del FMLN. No.

Me refiero a quienes, libres de esas amarras, y víctimas de la insufrible propaganda oficial, optan cándidamente por el camino de la servidumbre. Respeto su decisión, claro está, por equivocada que sea, pues en el sistema del voto universal, ella cuenta tanto como la mía. Pero conviene traer a colación algunos datos que nos ayuden a todos a reafirmar o modificar nuestras apreciaciones. He aquí los hechos: A) La dirigencia del FMLN constituye el remanente netamente comunista (denominación política no peyorativa) de lo que originalmente fue una coalición de fuerzas agrupadas para la guerra civil. 2) Los candidatos del partido comunista fueron activos guerrilleros, cuyas actividades, copiosamente documentadas, ha prohibido ventilar el Tribunal Supremo Electoral con el pretexto de que su divulgación constituye "campaña sucia". 3) Esta prohibición ha privado al electorado del exacto conocimiento de las luces y sombras de los candidatos, conocimiento indispensable para que la ciudadanía adopte una decisión acertada. 4) Los modelos de organización estatal y gubernamental del FMLN son Cuba (una dictadura de más de cincuenta años), Venezuela (que ha caído en la más profunda sima del desastre económico y social), y Nicaragua (que después de "tantas idas y venidas; tantas vueltas y revueltas", ha retornado al somocismo vitalicio). 5) Si bien el mimetismo actual de los candidatos del FMLN (vestidos de blanco) llega a tal punto que su discurso parece inspirado en las ideas de Ludwig von Mises y Friedrich von Hayek, sus antecedentes marxista-leninistas desmienten sus palabras, así como lo expresado por el secretario general de su partido, quien ha anunciado "la conquista del poder total". No olvidemos que Castro ingresó a La Habana con la Virgen del Cobre como estandarte, 6) Nadie duda que la toma del poder por parte del FMLN constituiría un eslabón más en el ensanchamiento del socialismo del Siglo XXI, el cual, sin fundamentación doctrinaria, como no sea "la envidia social" (término políticamente conocido) ha hundido y está hundiendo en el desastre a varios pueblos latinoamericanos (por ejemplo, Argentina). 7) Si el Presidente Funes, en forma "tan comedida y obsecuente", y los candidatos del FMLN están pidiendo cinco años de continuismo (después vendrán otros cinco y otros más) porque, como dice uno de sus anuncios subliminales "en cinco minutos no se hornea una quesadilla", sólo cabe esperar la eternización del despotismo y la agudización de los graves e incontables problemas nacionales, que por demasiado conocidos no entro a enumerar, ocasionados por el peor gobierno en la historia de El Salvador.

Frente a hechos tan evidentes, contra el tridente oficial, y a pesar de las circunstancias adversas de la primera ronda, provocados en gran medida por el Tribunal Supremo Electoral, sólo cabe esperar, con optimismo y convicción, la remontada en la segunda vuelta, con el empuje determinante de quienes se abstuvieron de votar en la primera. El ejemplo del náufrago salvadoreño José Salvador Alvarenga, es más que elocuente: nunca dio su causa por perdida, y ha regresado a la tierra prometida después de su gran aventura, a "vivir para contarla", como diría Gabriel García Márquez.

Hace ya muchos siglos, cuando su patria sufría el embate de fuerzas extranjeras que querían aniquilarla, el gran filósofo inglés Sir Francis Bacon de Verulam (1561-1626), escribió estas palabras inspiradoras: "Ciudades amuralladas, arsenales almacenados y armerías, excelentes razas de caballos, carros de guerra, pertrechos, artillería, y todo lo demás; todo esto no son sino borregos con piel de león, que deja a salvo la casta y la disposición del pueblo para mantenerse firme".

Salvadoreños: una vez más en nuestra historia tocan a rebato las campanas que nos convocan a defender la libertad. La primera vuelta electoral fue un aviso del peligro que corre nuestra patria. La providencia nos ha dado una segunda oportunidad que no podemos desaprovechar. ¡Como el 5 de noviembre de 1811; como el 15 de septiembre de 1821; como el 2 de abril y el 9 de mayo de 1944, unamos todas nuestras fuerzas para defender con nuestro voto la libertad que en aquellas fechas memorables conquistamos con el sacrificio de nuestros próceres y el coraje de nuestros héroes!

*Doctor en Derecho.