Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Areneros, ¿para qué y por qué les elegimos?

La política suele dividirnos en bandos opuestos. Sin embargo, “moros y cristianos” reconocen que la única fuerza de oposición política que actualmente existe en El Salvador, es Alianza Republicana Nacionalista. Y, eso, dirigentes y funcionarios de ARENA, representa una inmensa responsabilidad que ustedes tienen la obligación de cumplir, no solo a cabalidad, sino con excelencia. Es decir: de su buen o mal desempeño dependerá que nuestro país regrese por la senda de la razón. 
Los ciudadanos estamos conscientes de que, al no tener ARENA una mayoría simple en la Asamblea, el FMLN y GANA pueden imponernos cualquier descalabro, como lo han venido haciendo. Pero es entonces, precisamente, cuando se requiere que la oposición emita el razonamiento técnico, sostenga una posición ética y patriótica, levante la voz sabia y mesurada y presente una fracción unida graníticamente, para que mediante conceptos claros y bien fundamentados nos lleven a la reflexión y a comprender las consecuencias de las decisiones que se estén tomando.
Sería muy positivo que FMLN/GANA escucharan razones, pero ya sabemos que los farabundos tienen como objetivo llevarnos al comunismo, mientras los gangueros dibujan alegremente unos signos de dólares, con muchos ceros a la derecha (¿será por eso que se autodenominan “de derecha”?). Ellos nunca atenderán razones, pero no importa. Porque lo realmente urgente e importante es que la población comprenda y apoye la oposición propositiva y responsable que ARENA haga, precisamente en defensa del futuro de los salvadoreños. 
Igualmente sucederá con los Concejos plurales, tanto en los que ARENA domine, como en aquellos en que está en desventaja. Les elegimos para que el voto unificado de los areneros signifique el deber ser, lo correcto, lo prudente, lo más conveniente para los ciudadanos y para cada municipio. Su responsabilidad es inmensa. 
Recordemos que las elecciones presidenciales las ganó el FMLN apenas “por una cora”, como graciosa y gráficamente dijo Ana Vilma de Escobar. Y, tras la debacle que fueron las elecciones de 2015, muchos estamos convencidos de que no fue el profesor el realmente elegido, sino ARENA. En las recientes elecciones municipales, ARENA ganó más Concejos que los demás partidos; igualmente, al elegir diputados, ARENA obtuvo mayor número, aunque no la mayoría, como ya dijimos.
¿Por qué traer a cuento estas cosas, de sobra sabidas? Para recordarles a los areneros, a quienes les dimos nuestro voto, que lo hicimos para que sean un parteaguas, para que, unidos y con excelencia, desempeñen 24/7 su papel como diputados, como alcaldes, como concejales. Es allí donde les necesitamos, defendiendo nuestra libertad. No votamos para colocarles en el COENA ni en otros cargos de la estructura partidaria. Dejen esas posiciones para patriotas que no aspiren a cargos públicos, sino que tengan como objetivo la institucionalización de ARENA: que ésta se convierta en un instituto político ejemplar, donde las mejores personas tengan cabida y sean apreciadas y buscadas precisamente por su capacidad, prestigio y probidad.
Por favor, funcionarios de ARENA que han llegado a cargos de elección popular, no desprecien nuestros votos, dejando tirado el cargo para el que fueron elegidos, ni mucho menos vayan a traicionarnos, usando su curul en la Asamblea o su puesto en un Concejo , como arma de chantaje para lograr sus objetivos personales. Unidos, gánense el respeto y el cariño de los salvadoreños. Nuestro país, literalmente, depende de ustedes.

*Columnista de El Diario de Hoy.