Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Aprendizaje socio-emocional

Fundada en 1993 Collaborative for academic, social and emotional learning (CASEL, por sus siglas en inglés) es una asociación encargada de estudiar, promover y colaborar para un mejor desarrollo del aprendizaje académico, social y emocional sobre todo en niños en edad escolar. Desde los inicios de la conformación de esta asociación se empezó a utilizar el término "Aprendizaje social y emocional", para describir precisamente la enseñanza sistematizada de las competencias socio-emocionales, las cuales pueden y deben ser adquiridas desde muy temprana edad y por tanto se realizan inicialmente en el contexto familiar y posteriormente en el ámbito escolar.

La mayoría de los programas escolares de desarrollo del Aprendizaje socio-emocional, que se imparten hoy por hoy en el mundo entero, se centran en cinco grupos de competencias sociales y emocionales: 1) Autoconciencia, al apreciar de forma precisa los propios sentimientos y valores, 2) Autogestión, al regular las emociones para controlar los impulsos y el estrés, 3) Toma de decisiones responsables, respaldadas en la conducta moral. 4) Conciencia social con la finalidad de ayudar a los demás y 5) Establecer relaciones saludables con otros con la finalidad de mantener relaciones armoniosas entre las personas.

El éxito alcanzado con este programa ha permitido que estudiantes que se desarrollan en ambientes de Aprendizaje socio-emocional tengan mejores resultados en sus pruebas académicas o en la toma de exámenes orales o escritos y además al final de su periodo formativo escolar básico alcanzan niveles más altos en cuanto a esfuerzo, interés y deseo de finalización de una carrera técnica o universitaria.

Sin embargo los beneficios no solamente se observan en el futuro mediato, se ha demostrado que estos programas permiten el desarrollo de niños y adolescentes mejor compenetrados con su ambiente social y una mejor comprensión de sus emociones para lograr una mayor integración y adaptación en la sociedad cuando se convierten en adultos.

Desde la fecha de fundación de la asociación, se han diseñado programas similares en el mundo entero, siguiendo esa misma filosofía y extendiéndose para incluir la mejoría en las habilidades emocionales ya no solamente en la población infantil y juvenil sino también en el mundo corporativo y en la sociedad en general. El éxito de este programa ha sido tan evidente que en el año 2002 la UNESCO distribuyó en más de 140 países comunicados avalando, concientizando y ratificando los principios del Aprendizaje socio-emocional; de esto hace ya más de 12 años y su conocimiento y difusión aún es precario en algunos países y en la de algunos otros es totalmente inexistente.

Educarnos en el control de las emociones y su sana integración en una sociedad cada vez más demandante nos permitirá tener mejores herramientas para así poder negociar las condiciones fundamentales que nos llevarán a convertirnos en personas competentes y funcionales en nuestros entornos familiar, social, académico y laboral; nos proporcionará instrumentos para enfrentar conflictos y circunstancias adversas, nos acentúa la empatía y la comprensión por los demás y en términos generales nos asistirá en la construcción de un mundo más equitativo y razonable.

*Doctor en Medicina.

aguilarjoya@yahoo.com