Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Apostar por el perdedor

Pero el proyecto del FMLN parece ser destruir el trabajo realizado por otros, pues ya Mauricio Funes recortó los subsidios que anteriormente concedía el Estado para estas iniciativas privadas, lo que Sánchez Cerén ha continuado 

Las acciones tomadas por el GOES ante la difícil situación del país, inefectivas y en la dirección equivocada, pareciera que han decidido apostar por el perdedor en forma deliberada o por ignorancia o incapacidad de los funcionarios.

Acuden constantemente a Cuba para recibir instrucciones proclamando una ciega admiración por ese país “que ha resistido a condiciones adversas y salido adelante”. No mencionan sueldos de $20 mensuales para profesionales, cero libertades y La Habana, convertida en un pueblo muerto y triste, estancado en los años 50, al inicio de la dictadura.

Para Sánchez Cerén, Venezuela es el faro que ilumina a los pueblos de América, campeón en hacer cola por varias horas para comprar lo más elemental, sacando al ejército para controlar los saqueos del pueblo desesperado por la hambruna, gracias a un gobierno tirano, culpable de haber llevado a la quiebra al país más rico en petróleo.

En la IV Conferencia Mundial de Presidentes de Parlamentos realizada en la ONU, Lorena Peña criticó a los organismos financieros por priorizar el recorte del gasto y el pago de deuda, acusándolos de contradictorios con exigencias que no apuestan al desarrollo. Su acompañante Norma Guevara expresó su solidaridad al Parlamento griego por su rechazo a las políticas de extorsión impuestas por la Troika. Declaraciones que demuestran las políticas del FMLN del gasto inmoderado, el abuso de préstamos y su rechazo a pagar deudas.

Ante los 900 muertos de agosto, se prometen planes de prevención para los jóvenes en riesgo, pero se justifican con falta de fondos, aunque hay $138 millones para seguridad, de préstamos aprobados en 2013, no ejecutados. Sería una muestra de sabiduría y sentido común reconocer que han equivocado el rumbo y buscaran la ayuda de quienes han demostrado más experiencia por sus exitosos logros.

Programas como SUPÉRATE y muchas otras fundaciones, manejadas por la empresa privada con responsabilidad y transparencia y las muchas iniciativas de la Iglesia Católica y de ciudadanos comprometidos con la Doctrina Social de la Iglesia han demostrado con resultados exitosos su capacidad y entrega. 

Si hubiera voluntad, el GOES podría destinar esos millones para que el Padre Pepe Morataya replicara en todos los departamentos su maravilloso Polígono Industrial, y se atendiera el clamor de cientos de hogares de ancianos, centros de acogida para niños, orfanatos, centros de capacitación para mujeres, que manejados por patronatos sufren por falta de recursos, únicamente provenientes de la caridad de salvadoreños altruistas, pero que no alcanzan a cubrir sus necesidades, ante la creciente demanda de los que sufren la pobreza, por la falta de oportunidades y trabajo para acceder a una mejor calidad de vida. 

Pero el proyecto del FMLN parece ser destruir el trabajo realizado por otros, pues ya Mauricio Funes recortó los subsidios que anteriormente concedía el Estado para estas iniciativas privadas, lo que Sánchez Cerén ha continuado. Se quitó la Ciudad de los Niños, modelo de eficiencia a cargo de la Congregación Salesiana, que junto con el Hogar Guirola, ha pasado a manos del ISNA. El Padre Pepe se vio despojado de ayuda estatal. ¿En qué situación estarán hoy esas instituciones que fueron un modelo de amor al prójimo y esfuerzo por convertir esta sufrida tierra en un país mejor?

Como que el lema de los rojos es “si no lo puedo hacer yo, tampoco dejo que lo hagan otros”, pero intentando hacer creer a la población que únicamente ALBA es la empresa con responsabilidad social que apoya a los salvadoreños, al protagonizar los shows sabatinos de SALVADOR CUMPLE, cuya publicidad cuesta varios millones.

*Columnista de El Diario de Hoy.