Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Se apaga el faro de luz...

"Venezuela es el faro de luz que ilumina Latinoamérica..." Y hoy el faro se apaga, en un baño de sangre, que el gobierno de Maduro lanza contra miles de estudiantes indefensos y mujeres vestidas de blanco. El control gubernamental de la prensa y cierre de medios de comunicación, ha obligado a las víctimas a gritar su verdad al mundo, por medio de celulares y redes sociales. Es inútil que Maduro los acuse de fascistas pagados por el imperio, cuando las fotos de una joven tocando el violín en plena calle y otras ofreciendo flores, frente a miembros de la guardia bolivariana, equipados como para enfrentar a poderosos enemigos armados, hablan por sí mismas, y han hecho que el mundo condene la brutal represión.

Con excepción del FMLN cuyo comunicado textualmente dice: "Valoramos positivamente las acciones del gobierno del presidente Maduro, que busca una salida pacífica a esta situación, de hechos violentos promovidos por sectores opositores". Y del presidente Funes que acusa a EDH de sobredimensionar la situación, y de los beneficiados por ALBA que defienden estos hechos, que llevan l6 muertos y más de 120 heridos. ¿Será que la cúpula roja considera a los salvadoreños tan tontos como para creerles a ellos más que a medios internacionales de conocida credibilidad como CNN (Patricia Janiot y Fernando del Rincón, El País y muchos otros?

Pregunta el periodista Jorge Ramos Ávalos: "¿Quién puede apoyar un régimen que mata estudiantes, encarcela opositores, arma a grupos paramilitares y luego, para esconder la pedrada, censura a la TV y los medios de comunicación?" Pues lo apoyan Salvador y Óscar, cuyo partido pretende hacer de El Salvador, una segunda Venezuela, aunque lo nieguen de palabra, pero sus acciones lo abonan. Sus actuaciones deben llevarnos a pensar si con nuestro voto, vamos a permitir que se cumplan sus nefastos planes.

Tienen todo el terreno preparado y lo único que les falta es ganar el 9M. El presidente y sus ministros presentan una falsa realidad, fácilmente rebatida por organismos internacionales que nos colocan en los últimos lugares de Latinoamérica. Dominan la Asamblea Legislativa y el Poder Judicial, buscando desesperadamente liquidar la Sala de lo Constitucional. El TSE desestimó las justas críticas de observadores internacionales sobre su parcialidad en la aplicación de la ley en la votación del 2F, favoreciendo al FMLN, a la empresa ALBA y al presidente Funes, desestimando las demandas del partido de oposición.

Sánchez Cerén en reciente programa radial recomendó al empresariado salvadoreño aprender de ALBA, para ser exitosos. Omitiendo que la clave del éxito son los millonarios donativos de Maduro, aunque los venezolanos carezcan de lo más indispensable.

Cinco años de gobierno del Frente nos dejan saldos totalmente negativos, aunque sus dirigentes tengan el cinismo de afirmar lo contrario. Según Álex Segovia, Secretario Técnico, los programas sociales han disminuido la pobreza, aunque no existen en el país indicadores serios que lo certifiquen, y los organismos internacionales digan lo contrario. La inversión social en educación, para evitar la deserción escolar por razones económicas, ha dado resultados totalmente adversos, en opinión del Lic. Óscar Picardo: Notándose un crecimiento abrupto del uso de celulares en los alumnos: 8 de cada 10 niños, desde los primeros grados, poseen celulares, 7 de cada 10, son "smartphones" con lo que el subsidio de $80 millones del MINED ha beneficiado únicamente a las compañías de telefonía.

No es propaganda de miedo. Es ver en la trágica realidad de Venezuela, un anticipo de lo que nos espera si le creemos al Frente.

*Columnista de El Diario de Hoy.