Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Amnistía Internacional y padre Toño

El padre Toño regresó a su país, España, a despotricar contra El Salvador.

Él, con su pelo engomado y barbita muy recortadita de última moda, no parecía sacerdote sino artista televisivo. Hmmm ¿un sacerdote?.... Anormal.

Sintiéndome agraviada podría tratarlo despectivamente, pero su investidura eclesiástica me lo impide, aunque es lo menos que merecería un ingrato español que vino a mi país a engañar a nuestra gente que lo había acogido con cariño. Pero principalmente, por manchar su sotana y nuestra amada iglesia con sus tremendas culpas, como sus telefonemas íntimos, su ayuda a mareros llevándoles celulares --los que por supuesto, siendo bastante listo, conocería que podrían usarse para ordenar horrores--, su apoyo a grupos abortistas para despenalizar el aborto y su consejo a grupos feministas pro-muerte, de cómo conseguir indultar a las 17 mujeres que mataron a sus recién nacidos. Un verdadero descarriado "curita".

Tristísimo cómo extraviados seres humanos, algunas veces infiltran nuestra Iglesia Católica para causarle daño. En estos tiempos decadentes moralmente, penosamente sucede igual en otras iglesias de cualquier denominación, así como en escuelas o lugares concurridos por niños, niñas, y/o mujeres, que pueden volverse blanco de sujetos que buscan presas para colmar sus bajos instintos.

Para aumentar esos incidentes perversos contra nuestra Patria, ahora arribó una organización extranjera, injerencista de nuestros asuntos internos: "Amnistía Internacional". Viene a celebrar el "Día de la despenalización del aborto", 25 de Septiembre --celebración que yo bautizo (en vez) "Día pro-muerte"-- para pérfidamente EXIGIR erradicar la ley de protección a la vida de nuestros bebés no nacidos.

En aras de lograr esta infame demanda, utilizan a las 17 madres que sin corazón, conciencia, ni piedad, brutalmente ahorcaron, asfixiaron, degollaron o lapidaron a sus bebés, haciéndolas pasar como víctimas de la ley del aborto, pretendiendo hacer creer que fueron inculpadas por haber abortado espontáneamente, mintiendo descaradamente, porque los mataron después del alumbramiento. Las fotos de esos bebés asesinados por sus desnaturalizadas madres, están circulando en las redes sociales.

Imperdonable es el mensaje que envían tales instituciones --y sus asalariados asociados abortistas-guanacos--, a insensibles salvadoreñas, adoctrinándolas que está permitido matar a sus pequeños. Así que ahora si a una madre le estorba su niño, puede matarlo a cualquier edad, porque serán indultadas, pues "Amnistía Internacional" velará por ellas y sus derechos.

¿Qué dirá el presidente Sánchez Cerén a esta atroz injerencia?¿No corre ya suficiente sangre aquí para ahora sumar la del asesinato del aborto?¿Es que los bebés no tienen derechos?¿Acaso no es por el terror y violencia imperantes que nuestros temerosos niños de todas edades, huyen a USA?¿Dejará que estos esbirros declaren guerra y muerte legal a nuestros niños, que tienen --desde su concepción-- el mismo derecho a vivir que ellos?¿Acaso no escuchó a una miembro de "Amnistía Internacional" declarar que un feto no es un ser humano?... ¿ Será un frijol?

Hasta para los animales hay grupos de protectores en el mundo. Pero aquí, los bebés serán condenados. Esa muerte, demandada por estas entidades sin escrúpulos, de darse, multiplicará aterradoramente el declive moral de nuestra Patria.

El 21 de septiembre se celebró el "Día Internacional de la Paz" y escasos cuatro días después, el 25, el "Día Internacional Pro-muerte".

Sr. Presidente, si quiere usted realmente la paz, empiece por defender de tanta violencia, la vida de todos los niños salvadoreños desde el momento de su concepción.

*Columnista de El Diario de Hoy.