Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

¿Amigos? Programas sociales y negocios

La semana pasada asistí a un excelente evento organizado por Industrias La Constancia, que fomentaba el papel de las empresas privadas en los programas sociales. Siempre he creído en este principio. Sin embargo, el concepto más amplio de un vínculo entre programas sociales, industria privada y economía, es crucial para el éxito y crecimiento de ambos. Lamentablemente, a veces, gobierno e industria privada lo pasan por alto.

Dato: Los gobiernos, funcionarios públicos y políticos no generan riqueza; generalmente van a tomar más de lo que aportan. Son una necesidad para crear una civilización democrática que funcione, para mantener el orden, organizar programas del país; pero no generan riqueza. Algunos gobiernos crean temporalmente riqueza por la explotación de recursos naturales estatales, pero incluso esto es limitado. El verdadero papel de un gobierno es crear el espacio, clima y tiempo para su gente y empresas privadas para que generen riqueza. Esta es la manera de mejorar permanentemente los niveles de vida de todos.

Mientras un país cree más riquezas, más puede gastar en programas sociales para los miembros vulnerables de la sociedad. Una sociedad con más personas que dependen de programas sociales que los que contribuyen a su economía y riqueza, podría mantener a los políticos en el poder, pero no crea largas mejoras en los niveles de vida. La comprensión de estos vínculos está muy avanzada en el Reino Unido. No acapara los titulares, pero en la última década el Reino Unido ha gastado consistentemente un mayor porcentaje del su PIB anualmente en programas sociales que Venezuela. Mientras, irónicamente, algunos líderes venezolanos ocasionalmente retratan el Reino Unido como malvados capitalistas. El Reino Unido es también uno de solo cinco países (los demás son Noruega, Suecia, Luxemburgo y Dinamarca) en el mundo en cumplir con el objetivo de la ONU de dar más del 0.7 % del PIB para ayuda internacional.

¿Cómo ha conseguido el Reino Unido esto? El Reino Unido es capitalista en el sentido que promueve una economía de mercado abierta y libre, y da gran importancia a la competitividad. El Reino Unido apoya a las empresas privadas para ser competitivas en el mercado global. Ofrece grandes incentivos para atraer la inversión, nacional como internacional. Inversión crea empleo y riqueza. El año pasado el Reino Unido atrajo más inversión extranjera directa (IED) que cualquier otro país europeo y fue segundo en el mundo. Pero es doble vía, el Reino Unido es uno de los mayores inversores en otros países, la IED británica en Panamá se sitúa en alrededor de $ 5 mil millones, o aproximadamente el 20 % del PIB de El Salvador. El negocio británico está interesado en invertir en América Central, pero le toca a cada país crear el clima para atraer negocios.

Al igual que ILC, empresas privadas exitosas en el Reino Unido ven este círculo virtuoso. Apoyan programas sociales del gobierno. Ellos entienden que la inversión en programas sociales y comunidades locales aumenta la disponibilidad de una fuerza de trabajo talentosa y la prosperidad de su base de clientes. También aumenta dramáticamente su reputación y reconocimiento de marca, que a su vez aumenta las ventas, contratos y beneficios.

En toda América Latina, el gasto en bienestar social ha sido históricamente muy bajo. Ha dominado la agenda política en las últimas décadas, con millones ayudados a salir de la pobreza. La región debe continuar con este enfoque en el bienestar social, pero también debe incentivar y crear climas abiertos y competitivos para atraer inversiones y negocios con éxito. Esto proporciona la sostenibilidad de nuevas mejoras sociales y también tiene la capacidad de ayudar a resolver otras cuestiones, como la seguridad, proporcionando oportunidades alternativas.

Recientemente he estado al tanto de algunas de las agrupaciones del sector de diálogo del nuevo gobierno salvadoreño. Pero como un ministro del gobierno implicaba, hay poco mérito al diálogo a menos que al final el objetivo de todos sea un acuerdo. Estoy de acuerdo. El gobierno y las empresas se necesitan mutuamente. Tienen que ser mejores amigos. Necesitan un acuerdo. Si no ambos fallarán.

*Encargado de negocios

de la Embajada Británica.