Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

El agradecimiento

Agradecer no cuesta nada y tiene mucho significado para los seres humanos y es tan importante el sentimiento y la conducta de agradecer, como el sentimiento de recibir el agradecimiento

Agradecer significa, sentir gratitud, mostrar gratitud, dar las gracias, corresponder al trabajo o al esfuerzo que otros hacen para que mejoremos nuestra situación. Y, “gratitud”, es el sentimiento que nos conduce a estimar el beneficio o favor que se nos ha hecho o se nos ha querido hacer y a corresponder a él de alguna manera. Esto es lo que dice el diccionario de la RAE.

De aquí concluyo que agradecimiento es un “sentimiento” que se vive en la mente y que además de “sentirlo”, cuando incluye la definición “dar las gracias y corresponder”, hay que expresarlo como conducta observable hacia la persona que ha hecho algo por uno sin esperar nada a cambio o bien al recibir lo pactado con anterioridad.

¿Y qué se debe agradecer? Yo creo que todo. Por ejemplo la vida, la oportunidad de trabajar, la oportunidad de estudiar, la oportunidad de obtener otra nacionalidad, la compañía de los cónyuges, el amor de las madres y de los padres, la amistad de una persona, la compañía de los seres apreciados y queridos en los momentos especiales de alegría o tristeza.

Pues en estos días de Navidad, conmemorando en el cristianismo el nacimiento de Jesús, también hay que agradecer la guía de su buen ejemplo para distinguir entre lo bueno y lo malo y optar siempre por lo bueno.

Pero observando la conducta de la mayor parte de la gente, a veces pienso que hay menos gente agradecida y más desagradecida, o quizás lo que existe, es un mal entendido e incomprensión del agradecimiento porque los desagradecidos sobreentienden lo que reciben.

Pero además el agradecimiento puede ser recíproco, por ejemplo un empleado le debe agradecer al empresario que le da la oportunidad de trabajo y percibir una remuneración económica con la que sostiene a su familia y, al mismo tiempo, el empresario debe agradecer al empleado que a cambio de la oportunidad de trabajo, el empleado realiza su trabajo bien.

Hablando con varias personas concluimos que debemos retomar el agradecimiento y fomentarlo dando buen ejemplo desde el seno de la casa... Enseñárselo a los hijos y a la gente que apreciamos y queremos, agradeciéndoles su dedicación hacia nosotros y no sobreentendiendo que lo tienen que hacer por obligación.

Pues dándole vueltas a este asunto en estos días de Navidad, quiero agradecer a todos mis seres queridos que me aprecian y me quieren y a mis amigos por su amistad, a mis clientes por la oportunidad de trabajar por los mismos objetivos, a mis padres la vida y los setenta y dos años que acabo de cumplir y a EDH y a todo los lectores el momento que dedican a leer los temas que aquí trato.

Agradecer no cuesta nada y tiene mucho significado para los seres humanos y es tan importante el sentimiento y la conducta de agradecer, como el sentimiento de recibir el agradecimiento.

Parece que entre más sobreentiende la gente lo que recibe, menos agradecimiento siente y muestra. 

Bueno será reorientar nuestra mente y atención en esta Navidad y el 2016 en sentir y mostrar agradecimiento.


*Ingeniero. 
Columnista de El Diario de Hoy.
www.pedroroque.net