Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Afables frases respecto al comunismo, capitalismo, inmigración, vida, familia

En Estados Unidos, ya hay varios encarcelados católicos por la administración Obama, por negarse a violar su fe, proporcionado servicios a matrimonios gay y otros mandatos anticatólicos

El Papa Francisco pasará a la historia como un hombre excepcional, por su forma humilde de reclamar justicia, rechazando arbitrariedades, no obstante ser un afamado Jefe de Estado mundial. 

Aquí múltiples ejemplos: 

1-Misericordia para todo inmigrante. Comparó la crisis de millones de refugiados de las guerras en Medio Oriente con los inmigrantes latinoamericanos que están en Estados Unidos. “Nuestro mundo enfrenta una crisis de refugiados que no se había visto desde la Segunda Guerra Mundial” dijo, recordando la regla de oro --que en realidad dice: “No hagas al otro lo que no quieres que te hagan a ti”--, pero que él sensibilizó con ternura: “Hagan con los demás lo que quisieran que hagan con ustedes”. “Nosotros, las personas de este continente no le tememos a los extranjeros porque la mayoría alguna vez fuimos extranjeros. Hablo como hijo de inmigrantes”.

2-Anterior a su viaje a ese país hizo críticas contra el comunismo y el capitalismo, aunque sin brusquedad: “Tengo muchos amigos marxistas, pero considero esa ideología como equivocada”. Igualmente censuró los “excesos del capitalismo, ese capitalismo extremo” que, también San Juan Pablo II intituló, “capitalismo salvaje”. 

3-Defendió a la familia sin atacar, “No puedo esconder mi preocupación por la familia que está amenazada desde el interior y exterior. Las relaciones fundamentales (hombre-mujer) son puestas en duda como el mismo fundamento del matrimonio y familia” (matrimonio-familia-gay).

4-La vida: Volviendo a usar la regla de oro dijo: “Esta regla nos recuerda defender la vida humana en cada etapa de su desarrollo”. Silogismo que claramente indica, desde el momento de la concepción hasta su muerte natural. (Cita, al aborto, eutanasia, o matar de cualquier forma).

El último ejemplo de fuertes pero afables palabras sucedió al finalizar su visita a EE. UU.: 
Después de los anteriormente mencionados mensajes (fundamentados en la Doctrina Católica que nunca será cambiada, pues profanaría la palabra de Dios), mientras el Santo Padre frente a un millón de personas celebraba la Sagrada Eucaristía en Filadelfia, el Presidente Obama, en Washington, aseguraba en una convención de LGBT (lesbianas-gay-bisexuales-transexuales) que “La Libertad Religiosa, no nos da libertad de negar los derechos constitucionales de nuestros compatriotas”. 

Esto, impugnado las palabras que el Papa le dirigiera a su llegada al país, al ser recibido por el mandatario, respecto a la primera enmienda de la ley estadounidense “Libertad Religiosa”: “Sr. Presidente, los católicos americanos están preocupados por sus derechos de libertad religiosa”. “Todos ellos están llamados a estar vigilantes para defender y preservar sus libertades religiosas y lo que pueda amenazarlas o comprometerlas.” Luego, el Papa para confirmar este llamado hizo una parada de visita, no programada, a las “Hermanitas de los Pobres” que están siendo enjuiciadas por la administración Obama, por oponerse a pagar seguros para abortos, esterilizaciones y contraceptivos. 

En Estados Unidos ya hay varios encarcelados católicos por la administración Obama, por negarse a violar su fe, proporcionado servicios a matrimonios gay y otros mandatos anticatólicos. Una, Kim Davis, secretaria del Condado de Kentucky, está presa desde Septiembre 3, por rehusar licencias para matrimonios gay: Ella dijo: “Me produce alegría, inspirar, demostrando determinación respecto a mi fe, cuando enfrentas varios juicios”. Ella seguirá presa para siempre si no cede. (¿Cuáles derechos humanos?).

Al ser entrevistado el Papa en el avión rumbo a Roma, respecto al mencionado discurso del Presidente Obama a LGBT, replicó:
“Objeción de conciencia es un derecho, parte de todo derecho humano”, “Si alguien niega a otro tener objeción de conciencia, le niega un primordial derecho”. 
 
* Columnista de El Diario de Hoy.