Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Accidentes: Causas y prevención

Tengo poco más de veinticinco años escribiendo sobre temas de tránsito, analizando situaciones y sugiriendo soluciones. El presente artículo se basa en artículos anteriores, algunos de los cuales datan de 1985 y ahora los presento en forma abreviada y conjunta.

En todo accidente hay tres factores, condiciones de la vía, condiciones humanas y condiciones vehiculares, todos los cuales pueden generar accidentes. Veamos algunas situaciones.

Curva del Papaturro. Al final de un tramo de 1.5 Km., con pendiente aproximada de 8 %, no hay señales de precaución, ni vibradores ni nada que obligue a reducir velocidad, resultando en graves accidentes. Debe señalizarse y colocar vibradores.

Redondel Integración. Existe una zanja donde han caído varios vehículos con resultados fatales. Rellenar la zanja dentro del redondel con el desalojo de tierra de obras que se ejecutan entre el redondel y Quezaltepeque.

Hace varios años, un trailer nicaragüense, por falta de señales, ocasionó la muerte de un policía en la intersección de la carretera de los Naranjos y la carretera a Santa Ana. Y hace poco (EDH 23-11-13), por ausencia de señales adecuadas, se accidentó un trailer en el kilómetro 25, cerca de Cojutepeque, muriendo el motorista. Colocar abundantes, visibles y adecuadas señales.

En la ciudad prácticamente no hay señales que indiquen la velocidad permitida, provocando que muchos motoristas manejen a altas velocidades produciendo accidentes. Para evitarlo colocar señales en todas las cuadras, determinando el límite máximo. Velocidad adecuada para nuestras calles es entre 45 KPH y 55 KPH. Hay colocadas más señales de NO ESTACIONAR que de velocidad. Mientras el estacionamiento no produce accidentes, la velocidad sí los causa.

Malos conductores. Si todos manejan mal, se concluye que lo que tenemos son malas escuelas de manejo. Algunas dirán que están autorizadas por el VMT, pero esto no certifica que sean buenas. Si fueran buenas, habría buenos conductores. Además, muchos aprenden con un familiar o un amigo y otros, con el motorista del bus o del tráiler, o consiguieron la licencia ilegalmente. Es imprescindible mejorar las escuelas y los métodos de enseñanza.

Velocidad y bazookas van juntas. Muchos conductores, principalmente jóvenes, las instalan en su vehículo, con cuyo sonido imaginan estar en una gran competencia, convirtiendo nuestras calles en pistas de carrera (puede comprobarse revisando los carros accidentados). Su fuerte sonido produce el efecto sicológico de sentirse en una pista de carrera y sus altos decibeles contribuyen a la contaminación sónica de la ciudad. Prohibir la venta de bazookas.

Inexistencia de procedimientos legales fuertes que verdaderamente obliguen a respetar las regulaciones. Generalmente las multas se pagan cuando se matrícula el ve-hículo, cada año, o cuando se refrenda la licencia, cada cinco años y muchas multas se perdonan. Debe modificarse la ley para el cobro de multas: conceder 15 días hábiles para cancelarlas y de no hacerlo, decretar arresto del infractor hasta que cancele. Medida fuerte que hará respetar las regulaciones.

Pero el factor principal sigue siendo el conductor, correspondiendo a éste el prevenir accidentes. Una cosa es llevar el vehículo de un sitio a otro y otra es tener cortesía y consideración por los demás; mantener su carril, velocidad adecuada, ceder el paso, respetar al prójimo, no demostrar ser el mejor corredor del mundo. No cuesta nada conducir con precaución y reducir la marcha cuando alguien hace algo indebido. Esa es la forma de enseñar a conducir, pero posiblemente los instructores desconocen esa conducta. Deben enseñar tres condiciones importantes para evitar accidentes: prudencia, sentido común, cortesía.

*Ingeniero, con estudios de Tránsito.

edgardo_a_molina@yahoo.com