Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Abusos de poder

os abusos, son abusos, no importa si los cometen las altas autoridades, los altos tribunales o los señores motoristas de buses. El abuso como denominador común los pone a la misma altura, ya sea por la falta de respeto a la inteligencia con los spots publicitarios, a la sociedad con las decisiones del TSE hora y media antes de que terminen las elecciones o a la vida de las personas cuando un bus cierra bruscamente el paso y amenaza con atropellar.

Así lo veo yo y la gente con la que hablé el domingo a mediodía al ver los anuncios donde se explican los éxitos del gobierno y que los cambios "deben seguir", los de la fundación que ayuda al deporte y que también dice "debe seguir" y los de las empresas con finalidad social que también apuntan a lo mismo. ¿No sabía el TSE el contenido de los anuncios y su intencionalidad? ¿No tenía el TSE la lista de anuncios políticamente tendenciosos que se publican en los medios?

¿Y qué hará el TSE en la siguientes elecciones? ¿Esperar hasta que les zumben los oídos por no hacer lo que debieron haber hecho una semana antes, o prohibir estrictamente a todos la publicidad política directa e indirecta, para influenciar a los electores o generar desilusión y abstencionismo.

Pero hablando de abusos, también lo es no haber ido a votar, pues teniendo el derecho de hacerlo, no lo hicieron, y teniendo el deber, no lo cumplieron. Votar es un derecho y un deber constitucional, que para que la democracia continúe, los ciudadanos debemos cumplir.

Yo fui a votar en Antiguo Cuscatlán y tardé sólo dos minutos en hacerlo. No hay excusas para no ir. ¿Saben cuántos millones de nuestros impuestos costó acercar el voto a la casa de los votantes? Muchos, que de poco ha servido si el 66% no fue a votar, y como dice Ruz en su caricatura del miércoles, los ausentes fueron la única mayoría.

No es nada saludable democráticamente, que el 64% de la población decida por el resto, el sentido de la democracia es la participación. Tómese unos minutos para pensar e imaginar, qué pasaría aquí, si no tuviéramos democracia. Sencillamente, lo que nunca se imaginaron los cubanos hace más de medio siglo. La democracia es como la salud, se hecha en falta cuando ya no se tiene. Me lo confirmaron amigos polacos y de la DDR cuando los visite el año antepasado.

Pero también será un abuso de poder, cualquier negociación con los votos de los ciudadanos entre los candidatos de los partidos. Los votos no son propiedad de nadie, son de los ciudadanos y ellos deben votar según sus propias convicciones, no siguiendo las indicaciones concluyentes de una negociación poco transparente. En realidad, también será un abuso más, que sabiendo lo que se está tramando, el TSE ni lo prevea, ni lo prohíba.

*Ingeniero.

Columnista de El Diario de Hoy.

www.pedroroque.net