Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Abuelos y bisabuelos

Los estudios han demostrado la importancia entre las relaciones de los abuelos y bisabuelos con sus nietos y bisnietos, cuando los primeros están presentes crean un vínculo que ayuda al desarrollo afectivo de los niños

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) por primera vez en la historia de la humanidad nos encontramos con que el número de adultos supera a los niños y adolescentes. Este fenómeno seguirá siendo así, tanto que se estima que para el año 2050 se duplicará el número de personas que lleguen a los sesenta años y se multiplicará por 4 el número de octogenarios; actualmente el 40 % de adultos mayores tienen bisnietos, para dentro de 25 años ese porcentaje será de casi el 60 %. 

 Este aumento en el número de adultos mayores se debe, entre otras circunstancias, al avance constante de la tecnología médica que se ha traducido en un mejor cuidado médico para cada persona, lo que nos ha llevado a poder superar las edades que eran el promedio de vida y que para la OMS en El Salvador está calculado en 70 años de edad. 

Este aumento en la esperanza de vida, hace que nuestra generación y las que nos seguirán tengamos una mayor posibilidad de convertirnos en abuelos e incluso bisabuelos; de igual manera las generaciones que nazcan en el futuro tendrán una mayor oportunidad de gozar del cuidado y cariño que como nietos y bisnietos recibirán de sus familiares. Esta se vuelve una oportunidad efectiva para que las personas mayores tengan la posibilidad real de compartir las experiencias de su vida y hacer aportes a las nuevas generaciones, sean estos sus familiares más jóvenes o la juventud de la sociedad en donde viven. 

Los estudios han demostrado la importancia existente entre las relaciones de los abuelos y bisabuelos con sus nietos y bisnietos, cuando los primeros están presentes activamente crean un vínculo que ayuda al desarrollo afectivo de los niños, les permiten saber que no están solos y que como familiares cercanos estarán cuando sea necesario, los adentra a tener el conocimiento de la «historia familiar», lo que permitirá al niño orientarse mejor en la vida y construir de una mejor manera su estructura familiar cuando llegue su momento. 

Las investigaciones determinan que los adultos mayores hacen el esfuerzo de aprender y usar las redes sociales con la intención primaria de mantenerse en contacto con sus nietos y bisnietos, pues solamente con la construcción de una relación estrecha y constante, sin importar la distancia física los nietos podrán cuando crezcan, sostener, servir, valorar y respetar a sus abuelos y bisabuelos. 

Se ha determinado que la presencia activa de los abuelos y bisabuelos es indispensable para unir las generaciones mediante una relación afectiva que asegure la cohesión y la lealtad familiar. Sin embargo los estudios realizados en el área de la medicina social, también demuestran que muchos abuelos no pueden cumplir con sus funciones, pues se encuentran aun ocupados con la función de ser padres.

Desafortunadamente esto hace que no puedan cumplir adecuadamente con ninguno de sus roles, haciendo más difícil la integración intergeneracional. En definitiva, la ciencia médica y los adelantos tecnológicos nos dan la posibilidad de llegar a una edad en donde podamos convertirnos en abuelos y bisabuelos; pero el llegar a ser mejores en ese papel, eso definitivamente dependerá de la actitud de cada uno de nosotros.


*Doctor en Medicina. 
aguilarjoya@yahoo.com