Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

2015, año de la renovación

El 43% de los salvadoreños quieren irse del país, según encuesta publicada el año pasado. Indica incluso que "las personas más dispuestas a irse son las que tienen entre 18 y 31 años, residentes de la ciudad, de ingresos medios y que tienen a algún familiar viviendo en el exterior". Más del 80% de los encuestados respondieron que los principales motivos para irse son la inseguridad, el desempleo y la expectativa de una mejor vida al emigrar.

Queda claro que los retos para la nueva generación de funcionarios públicos parten de responder adecuadamente a los problemas de la inseguridad y del crecimiento económico. No podremos alentar a los jóvenes a quedarse en el país y a hacerse cargo del país si no comenzamos a cambiar las tendencias en estos dos temas, si no comenzamos a dar el ejemplo de participación y de construcción de nuevas soluciones.

Muchos de los candidatos a diputados por ARENA estamos rescatando la importancia de lo social en las nuevas soluciones. Lo contrario a inseguridad no es seguridad, es participación y convivencia, como bien nos compartió Jorge Melguizo, comunicador social y político colombiano. Por eso es importante que las municipalidades tengan más recursos para inversión social en las áreas geográficas con menores beneficios. Los alcaldes con el apoyo de legislación adecuada deben poder ayudar a reconstruir el tejido social de las comunidades con intervención del Estado.

Si renunciamos a tener presencia del Estado y sus servicios en ciertas comunidades o zonas geográficas, automáticamente estamos invitando a otras fuerzas a que llenen el vacío. Una forma de comenzar es con pequeñas obras de infraestructura que mejoren el ambiente social. Iluminación. Aceras. Canalización de aguas lluvias. Pasamanos. Barandas. Agua potable. Manejo de desechos sólidos y aguas negras. Canchas deportivas 24/7. El territorio le pertenece a sus comunidades y juntos debemos trabajar para retomarlo y para convertirlo en un mejor lugar para vivir y convivir.

El tema del desarrollo económico también debe ser enfrentado con innovación. Debemos partir de un nuevo enfoque en la inversión educativa, incluyendo la atención a los jóvenes que no han logrado desarrollar toda su potencialidad. El reto de la productividad y especialización a corto plazo debe obligarnos a fortalecer opciones de desarrollo vocacional y técnico. La educación debe prepararnos para ser emprendedores y no solo empleados. Debemos incluir el desarrollo de las capacidades para fortalecer el tejido productivo con pequeñas y micro empresas.

Especialmente en los primeros años debemos aprovechar las grandes carencias para promover el trabajo básico, como lo es el caso de la falta de vivienda. También se deberá promover con rapidez una nueva política agropecuaria que permita, como comentó el Dr. William Pleitez, "garantizar la seguridad alimentaria (de la) población, promover el desarrollo de las cadenas agroalimentarias y la participación creciente de los productores agropecuarios dentro de las mismas". Todo acompañado de un incremento sensible en la inversión productiva pública y privada.

Las propuestas de la nueva bancada de ARENA enfatizan ideas nuevas para estas problemáticas. Los ciudadanos deben en las elecciones del primero de marzo apostarle a la renovación de los liderazgos políticos. Muchas personas hemos tomado la decisión de abandonar nuestros trabajos para pedirles a los ciudadanos una oportunidad de aportar como nuevos servidores públicos. Personas de diversos perfiles profesionales, con trayectorias que pueden validar su capital técnico y humano, jóvenes y personas con más experiencia, todos de la sociedad civil, con poca o ninguna vinculación partidaria anterior, todos dispuestos a ser fieles a valores y principios, todos dispuestos a imbuir de humanidad la gestión pública.

Los problemas serán los mismos. Los retos siempre serán difíciles. Pero la principal diferencia es que ahora los enfrentaremos con ideas y no con ideologías, con propuestas específicas y no con discursos, con seriedad y no con polarización. El primero de marzo los ciudadanos tendrán nuevamente la oportunidad de cambiar el rumbo del país. ¡Ahora es cuándo!.

*Colaborador de El Diario de Hoy.