Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Gran Premio de Canadá

La cuarta copa de Lewis Hamilton

El piloto británico logró su cuarto triunfo de la temporada 2015. Se recuperó de la derrota que lo molestó en el GP de Mónaco

Lewis Hamilton, de Mercedes, levanta el trofeo de campeón del GP de Canadá. fotos edh/efe

Lewis Hamilton, de Mercedes, levanta el trofeo de campeón del GP de Canadá. fotos edh/efe

Lewis Hamilton, de Mercedes, levanta el trofeo de campeón del GP de Canadá. fotos edh/efe

CANADÁ. El británico Lewis Hamilton (Mercedes) logró ayer su cuarta victoria de la temporada, en el Mundial de Fórmula Uno, al ganar la séptima prueba puntuable, la del Gran Premio de Canadá, disputado en el circuito Gilles Villeneuve de Montreal.

Hamilton, actual campeón del mundo y líder del presente certamen, ganó en Montreal por delante de su compañero de equipo y principal adversario, el alemán Nico Rosberg, quien terminó la carrera a dos segundos del inglés. El podio lo completó el finlandés Valtteri Bottas (Williams). Con este triunfo, el piloto británico se mantuvo como líder de la clasificación general de pilotos, tras sumar 151 puntos. Esto le permitió sacarle 17 de diferencia al segundo como es Rosberg, y 33 a Sebastian Vettel, que ayer terminó quinto.

Esto le da la pauta a Hamilton para mantener su sitio de privilegio de cara a lo que será la próxima prueba puntuable, de la que ya ha apuntado el de Mercedes espera no perder de vista y volver a sumar.

Sólido a la línea final

Hamilton por fin pudo dejar atrás, este domingo, el sabor amargo que le dejó el Gran Premio de Mónaco, en el que un error de su equipo lo privó de una victoria cantada. Esto, con franqueza, lo mantuvo con dientes apretados, pero logró superarlo ayer.

El inglés vivió así una carrera casi sin sobresaltos. Lideró con mano de hierro durante las 29 primeras vueltas. Tras la primera parada, fue Nico Rosberg el que consiguió acercarse con peligro al inglés, pero este no se dejó sorprender y se mantuvo con una línea de tranquilidad, hasta cruzar victorioso la línea de meta.

En la cabeza del británico, solo resonó siempre la victoria y esto lo llevó a mantener la posición en la salida y fue un metrónomo, constante vuelta a vuelta, sin perder ritmo, controlando todo lo que estaba cerca de su mano.

Con puño de hierro y nervios de acero, su pilotaje hizo el resto: se pasó media carrera viendo a Rosberg por los espejos retrovisores a menos de dos segundos, pero no le tembló el pulso en ningún momento y se llevó una victoria que se le había escapado en los últimos dos Grandes Premios.

Tras ellos, acabaron, para completar la zona de puntos, el finlandés Kimi Raikkonen (Ferrari), el alemán Vettel (Ferrari), el brasileño Felipe Massa (Williams), el venezolano Pastor Maldonado (Lotus), el alemán Nico Hülkenberg (Force India), el ruso Daniil Kvyat (Red Bull) y el francés Romain Grosjean (Lotus). Esto permitió, además, que Vettel y Massa pudiesen remontar desde los puestos decimoquinto y decimoctavo, hasta el quinto y sexto en la prueba canadiense.

Se trató, de este modo, de la trigésima séptima victoria en Fórmula Uno que logró Lewis Hamilton, y la cuarta de su cuenta en el Gran Premio de Canadá, en el que también se impuso en las ediciones de los años 2007, 2010 y 2012.

Lee más sobre esta nota en tu Revista Speed

Infórmate del acontecer deportivo de El Salvador y el mundo en EDHDeportes

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación