Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Zapateros de San Miguel exigen mejores toldos

Son 25 personas las que se ubican tras Catedral

Los zapateros se quejan porque trabajan a la intemperie. Foto EDH/ Lucinda Quintanilla

Los zapateros se quejan porque trabajan a la intemperie. Foto EDH/ Lucinda Quintanilla

Los zapateros se quejan porque trabajan a la intemperie. Foto EDH/ Lucinda Quintanilla

SAN MIGUEL. Reinaldo Machuca tiene 25 años de dedicarse a lustrar zapatos, pero según recuerda, los últimos dos han sido los peores, pues desde que lo sacaron del parque David Eufragio Guzmán, junto a otros 24 limpiabotas, han debido soportar las inclemencias del tiempo para trabajar, pues no les adecuaron espacio alguno para ese fin.

Ahora se ubican atrás de Catedral migueleña. Allí muchos han improvisado con viejas sombrillas resguardos para protegerse del sol o de la lluvia en época de invierno, pero aseguran no son suficientes.

Machuca junto a 24 compañeros más que se dedican tanto a lustrar como a reparar calzado, dijo que cuando los pasaron a la zona donde ahora trabajan no se opusieron pero pidieron que les hicieran pequeñas estructuras o champas para poder trabajar protegidos del sol o la lluvia; sin embargo después de dos años, la situación es la misma y eso los mantiene molestos y preocupados.

"Nos sacaron cuando hicieron el parque, nos enviaron para atrás de Catedral y nosotros estuvimos de acuerdo, aunque aquí en un inicio era un baño público", sostuvo Machuca.

Indicaron que lo único que hizo la comuna migueleña, hace algún tiempo, fue poner unos plásticos con huecos incorporados llamados parasoles en toda la cuadra, pero aseguran que no les cubren porque son de formar triangular.

Óscar Benítez, otro afectado, aclaró que "necesitamos apoyo de la alcaldía, es difícil trabajar en las condiciones que lo hacemos y, durante el invierno, es peor porque no podemos trabajar la jornada completa cuando llueve porque nos mojamos".

La petición de los zapateros es sólo una, que la comuna les construya pequeñas estructuras con techo para poder realizar sus labores de una forma más digna.

"Todos los zapateros en el resto de ciudades están en espacios que las alcaldías adecuan para que puedan trabajar, pero aquí en San Miguel no nos dan importancia y nos tienen aguantando sol", sostuvo Miguel Ágreda otro zapatero.

Agregaron que durante el invierno, los parasoles acumulan agua y ya se han caído en más de una vez por el peso del líquido.

"Se llenan de agua y nosotros debemos estar pendientes de sacarla porque de lo contrario esa agua le cae a la gente que pasa por la zona o a nosotros", acotó Ágreda.

Todos coinciden en que estas condiciones son también desfavorables para sus clientes.

Por lo que consideran que si tuvieran estructuras con techo, esto también favorecerá a los clientes y así podrán incrementar sus ingresos.

"Ya con techo los clientes pueden venir a toda hora sin problema, porque ahorita, durante las horas de mayor sol, nadie viene y nosotros con estas sombrillitas no alcanzamos a cubrirlos mientras les hacemos el trabajo", indicó Benítez.

Los zapateros aseguran que si la comuna invierte en mejorarles las condiciones también se verá mejor la zona y no con tanta sombrilla vieja que muestra desorden.

En la municipalidad indicaron que los zapateros ya está ubicados en ese lugar de forma permanente y que por ello les pusieron los parasoles y que el proyecto de mejoras de las condiciones para ellos, fue ese.

"Antes la gente sólo llegaba a defecar a ese lugar, situación que ya no se da desde que están los zapateros. Allí están bien", apuntó Wilfredo Salgado, alcalde de la ciudad migueleña.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación