Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Yoga para Todos está de aniversario

Hace un año empezaron con las clases al aire libre

Un año de yoga al aire libre

Yogashala El Salvador celebró este sábado 25 de julio un año de prácticas al aire libre en el Parque Bicentenario. Más de un centenar de personas recibieron la...

“Yoga Para Todos” celebró ayer su primer aniversario. Decenas de personas, niños, jóvenes, adultos y adultos mayores disfrutaron de la clase al aire libre, en medio de un ambiente fresco y de tranquilidad.

María del Carmen Palomo, fundadora, manifestó “es un agradecimiento profundo estar aquí en el primer aniversario de Yoga para Todos porque hemos construido un grupo de personas que cree en el yoga, que cree en un mejor país y que cree que todos juntos podemos vivir en paz”.

Las clases se imparten en el Parque Bicentenario, el último sábado del mes, a cada sesión llegan entre 150 y 270 personas que disfrutan de los beneficios que ofrece el yoga.

“Tenemos un año de estar practicando yoga en el parque al aire libre, en el parque Bicentenario, es una clase abierta para todo público, a todos los niveles. Es una maravilla estar aquí haciendo algo que nos gusta”, comentó Carolina Quiñonez, instructora.

Quiñonez quien inició como alumna de Yogashala El Salvador  y desde hace casi dos años es instructora, indicó que se trata de algo que toda persona puede hacer, no hay ninguna contraindicación, lo pueden practicar personas de todas las edades.

La instructora expresó que cuando termina la clase, los alumnos logran una sensación de relajación “que dura a veces un día o más, más paciencia, esa liberación del estrés que llamamos hoy en día, esa tensión en el hombro, en la espalda baja, eso se logra”, acotó.

Rudi Ángel se incorporó a Yoga para Todos desde hace cuatro meses y dice estar contento de formar parte de la clase porque le permite variar de ambiente, estar en un lugar más fresco. Él practica la disciplina desde hace casi un año.

“Comenzar en un lugar fresco, eso te relaja, te llena de energía, los saludos al sol que hacemos, es para empezar bien el sábado y tener un buen fin de semana”, expresó Ángel.

Agregó que él logra un estado de relajación y de flexibilidad que le ayuda al hacer otro deporte.
Por su parte, Gerardo Zamora, un joven de 25 años, indicó que es la segunda ocasión que asiste a la clase, pero ya siente los beneficios, entre ellos la flexibilidad cuando practica otra disciplina.

“Estas clases son bastante diferentes, el hecho de estar encerrado en una oficina, en la universidad y venir a despejarse a un ambiente nuevo, a disfrutar del clima, el aire fresco, da una perspectiva diferente”, agregó Zamora.

Quiñonez manifestó que para ellos es un logro ver que  en cada clase siempre hay decenas de personas que llegan fielmente, que llevan a sus familiares y también ver caras nuevas.

De acuerdo con Quiñonez  yoga significa unión; unir la mente con el cuerpo y unir los pensamientos con las sensaciones del cuerpo.
Al practicar esa disciplina las personas obtienen flexibilidad, fuerza y balance.

“En lo general se quiere hacer a la persona más íntegra, darle equilibrio, flexibilidad y fortalecer los músculos”, añadió la instructora.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación