Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

VMT no avala nueva terminal en Ahuachapán

Empresarios aún no gestionan los permisos

La terminal que se está construyendo en Ahuachapán prevé contar con todos lo necesario para comenzar a funcionar. Foto EDH / ROBERTO ZAMBRANO

La terminal que se está construyendo en Ahuachapán prevé contar con todos lo necesario para comenzar a funcionar. Foto EDH / ROBERTO ZAMBRANO

La terminal que se está construyendo en Ahuachapán prevé contar con todos lo necesario para comenzar a funcionar. Foto EDH / ROBERTO ZAMBRANO

AHUACHAPÁN. El viceministro de Transporte advirtió a los empresarios ahuachapanecos que construyen una terminal con todas las condiciones para operar, que si no gestionan y obtienen los permisos que ordena la ley, podrían ser objeto de sanciones.

En Ahuachapán, los empresarios de las rutas interdepartamentales, aglutinados en la Asociación de Transportistas Unidos Ahuachapanecos (Atua S.A. de C.V.), iniciaron en agosto del año pasado la construcción de una terminal en un predio de dos manzanas en la colonia Santa Isabel, a la entrada de la ciudad.

Sin embargo, tuvieron que acudir al VMT y a la misma alcaldía del municipio, para gestionar los permisos de funcionamiento.

Al gestionarlos con ambas instituciones, estas tenían que coordinarse para aprobar el funcionamiento de la estación, tal como lo establece el Código Municipal en su artículo 4, numeral 11.

En el mismo se establece que "la regulación de transporte local y el funcionamiento de terminales de transporte de pasajeros y de carga" compete a los municipios.

El gerente de la asociación, Manuel Pérez, explicó que ésta podría comenzar a funcionar a más tardar a inicios del próximo mes, pues el retraso que han enfrentado es que no ha sido conectado el servicio de agua potable en la infraestructura.

Agregó que en lo que resta de septiembre completarán los documentos que les está exigiendo la Administración Nacional de Acueductos y Alcantarillados (Anda) para que realicen la conexión.

Sin aval

Pérez reconoció que aún no cuentan con el permiso del Viceministerio de Transporte (VMT) para comenzar operaciones.

Eso significa que se fueron por el camino distinto, ya que optaron por la construcción, cuando los primeros pasos para iniciarla tuvieron que ser los de tipo legal.

Pese a eso, el gerente dijo que comenzarán a funcionar y que ya en la marcha iniciarán los trámites para que la dependencia gubernamental les dé el aval.

"Podemos empezar a funcionar aún sin el permiso del VMT, y en el camino se va a arreglando la situación con ellos. A pesar de que es una situación legal, pero podemos hacer uso de la terminal a fin de colaborar con el plan de ordenamiento (que impulsa la alcaldía)", expresó Pérez.

Pero si optan por comenzar las operaciones, podrían enfrentar una serie de líos legales, de acuerdo con las palabras del jefe regional del VMT, con sede en Santa Ana, Gilberto Delgado.

El funcionario expresó que los empresarios no pueden iniciar operaciones en la terminal sin antes contar con la autorización de esta dependencia gubernamental.

Aunque sí reconoció la importancia que tiene la terminal en esta ciudad, donde por varias décadas se han utilizado las arterias como puntos de abordaje de los pasajeros.

"El VMT sanciona (por iniciar operaciones sin aval). Ellos tendrían que someterse a lo que diga el VMT. (Las sanciones podrían ser) en el tema de subsidio o en el tema de líneas", advirtió Delgado.

Agregó que los empresarios no han iniciado ningún proceso para gestionar el permiso de funcionamiento; algo que también fue reconocido por el gerente de la asociación.

"Como VMT nos interesa que hayan terminales que reúnan las condiciones", dijo Delgado.

Agregó que las terminales de Santa Ana y Sonsonate cuentan con el respectivo permiso de funcionamiento, aunque también está consciente de que requieren de mejoras en sus infraestructuras. (Ver nota en siguiente página).

Delgado expresó, sin especificar fecha, que ya se ha reunido con los empresarios que impulsan la construcción de la terminal ahuachapaneca.

Dijo que les recomendó que deben de realizar todos los trámites y garantizar que no les pase como en Santa Ana, donde se construyó, en la década pasada, una terminal privada en el norte de la ciudad.

Pero nadie la usa por falta de apoyo de los mismos empresarios del transporte colectivo. Ellos optaron por seguir usando la terminal Francisco Lara Pineda porque consideraron que a la nueva estación no iban a llegar los usuarios debido a que fue construida afuera de la ciudad, en la carretera a Metapán.

La construcción

La edificación de la terminal en Ahuachapán comenzó tres meses después de que la municipalidad inició, en mayo del año pasado, un plan de reordenamiento de las ventas que por más de cuatro décadas habían ocupado las calles.

Los buses también utilizaron por años el parqueo del mercado central de la ciudad, por lo que al iniciar el proyecto de reordenamiento tuvieron que desalojar ese sitio.

Actualmente funcionan frente a las instalaciones del Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS), siempre en las calles; pero es de forma temporal mientras la nueva terminal inicia operaciones.

Se estima que en las arterias que están siendo usadas como puntos de abordaje, se estacionan a diario unos 200 buses que realizan su recorrido a Santa Ana, San Salvador, Tacuba, Sonsonate y San Francisco Menéndez, entre otros lugares. Muchas de estas unidades realizan hasta dos viajes en el día.

Debido a esa cantidad de autobuses, en esos puntos se generan congestionamientos, sobre todo en las horas picos.

La primera fase del proyecto fue terminada el mes pasado.

Inicialmente iba a tener una inversión de $1.5 millones; pero los empresarios lograron reducir algunos gastos, como en la terracería del terreno. Ahora suponen una inversión de $1.2 millones.

Los usuarios, como Margarita Gutiérrez, consideran que ya transcurrió mucho tiempo desde que comenzó el proyecto. "Debería de iniciar a funcionar porque los buses hacen mucho desorden en las calles", manifestó.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación