Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Viernes Santo: siguiendo los pasos de Jesús

Los católicos conmemoraron un año más la crucifixión de Jesucristo. En los municipios del país la devoción se hizo notar en cada uno de los Vía Crucis en los que la participación fue masiva

Los fieles cargan la urna durante el Santo Entierro en Sonsonate; recorrió las principales calles. Foto EDH / Omar Carbonero

Los fieles cargan la urna durante el Santo Entierro en Sonsonate; recorrió las principales calles. Foto EDH / Omar Carbonero

Los fieles cargan la urna durante el Santo Entierro en Sonsonate; recorrió las principales calles. Foto EDH / Omar Carbonero

La extinta iglesia San Esteban fue el punto de partida del Vía Crucis en el Centro Histórico de la capital donde la iglesia El Calvario le dio la bienvenida al recorrido matutino.

Las imágenes de Jesús, la Virgen María, María Magdalena y el discípulo Juan recorrieron la calle de la Amargura acompañadas de cientos de feligreses.

Las 14 estaciones que vivió Jesús en el Calvario fueron revividas por los creyentes.

"Queremos acompañar siempre a Jesús, y más aún en estos momentos que murió", compartió Laura Menéndez, quien viajó desde Usulután para participar de las actividades.

Por la tarde, la urna del Santo Entierro volvió a visitar las calles y avenidas de la zona.

Algunos católicos vestían de negro como símbolo de luto por la muerte de Jesús.

"Ahorita estamos de luto pero después viene la Pascua. Esa es la razón de los cristianos, la resurrección del Señor", aseveró Menéndez.

Fervor en oriente

En el centro de la ciudad migueleña al menos nueve parroquias realizaron sus propia procesión ayer. Una de la más vistosa es la que realizaron en la parroquia Oratorio de San José, donde desde hace más de tres décadas hacen un Vía Crucis dramatizado.

En San Miguel, el más antiguo y tradicional es el que se hace en el centro, que parte desde la parroquia San Francisco hasta la iglesia El Calvario. Ayer el recorrido era dirigido por el obispo migueleño, monseñor Miguel Ángel Morán.

La devoción en Estanzuelas, Usulután, estuvo llena de fe en el Nazareno.

Con sudor en la frente y bajo el extenuante sol, decenas de feligreses acompañaron la procesión del Vía Crucis.

Edelmira Quintanilla fue una de tantas. Tiene más de 70 años y aseguró que hacer el recorrido, y rememorar con cada estación el sufrimiento vivido por Jesús, es la forma en la que ella agradece a Dios por lo bueno y malo en su vida.

El párroco de Estanzuelas, Jacobo Portillo, sostuvo: "Celebramos como la iglesia universal con el Triduo Pascual, en el que meditamos la Pasión Muerte y Resurrección de nuestro Señor Jesucristo."

El templo San Carlos Borromeo, de la Unión, también organizó el recorrido de las imagen de Jesús por las vías de la ciudad.

El Párroco Agustín Romero contó que este día es cuando asiste la mayoría de la feligresía católica a los eventos religiosos de la Semana Mayor.

Referente a las estaciones, en toda la organización han participado unos 200 jóvenes que pertenecen a la pastoral juvenil de la parroquia.

Como parte de las mismas actividades, en la ciudad se han elaborado un aproximado de 11 alfombras que estuvieron ubicadas en las principales calles en las que pasó el Santo Entierro.

En Santa Ana

De la iglesia El Carmen partió ayer el tradicional Vía Crucis. Cientos de feligreses santanecos acudieron para acompañar la actividad que desde hace mucho tiempo se conoce como la Procesión de Los Encuentros.

El párroco de la iglesia El Carmen, Carlos Flores, explicó que este es el único que se realiza en el centro de la ciudad. Esto provoca que católicos de otras iglesias estén presentes en la actividad.

La procesión de Los Encuentros recuerda la cuarta estación del Vía Crucis, en donde María se encuentra con Jesús cuando éste es llevado al lugar de su crucifixión.

"Recorremos el itinerario para llegar a la Santa Iglesia Catedral para encontrarnos en la conmemoración de la cuarta estación", afirmó el sacerdote.

La procesión recorre tres de las cuatro iglesias que forman la gran cruz del centro de Santa Ana. La primera en recibirla es la Catedral, en donde la Virgen María se une a la procesión hasta el final de la misma.

Posteriormente se visita la iglesia El Calvario hasta culminar nuevamente en el lugar de partida.

Los fieles católicos que acompañan esta procesión aseguran que es una tradición llena de espiritualidad y devoción. "Saber que María estuvo todo el tiempo con su hijo nos llama a comprometernos más, a ser mejores personas aún ante la adversidad", manifestó una de las asistentes, María Ángela Rosales.

En la procesión de Los Encuentros participan hombres y mujeres de todas las edades.

"Queremos hacer reflexionar y entrar en consideración que cada uno de nosotros tiene que morir a ciertas cosas: a la violencia, así como Jesús lo soñó", recalcó.

En todo el país se vivió con intensidad las tradiciones religiosas, las cuales recuerdan la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús de Nazaret.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación