Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Un viernes para recordar la pasión y muerte de Jesús

En diferentes parroquias del país también organizaron los Vía Crucis en los que revivieron las 14 estaciones que vivió Jesús

Un viernes para recordar la pasión y muerte de Jesús

Un viernes para recordar la pasión y muerte de Jesús

Un viernes para recordar la pasión y muerte de Jesús

La Iglesia Católica conmemoró ayer la muerte de Jesús y lo expresó en la realización de las 14 estaciones del Vía Crucis y las diversas procesiones del Santo Entierro, en las que millares de feligreses fueron partícipes en todo el país.

En San Salvador por ejemplo, a los católicos no les importó que no estuviese en pie la iglesia de San Esteban para congregarse en el lugar e iniciar ahí el Vía Crucis que recordó el sufrimiento de Jesús.

A las 7:30 a.m. el Centro Histórico comenzó a abarrotarse de personas, unos buscaban el mejor lugar para acompañar las estaciones y, otros, vistiendo de morado, estaban listos para cargar las imágenes.

Los comerciantes también aprovecharon el Viernes Santo para ganarse un dinero extra.

Las imágenes de Jesús, la Virgen María, María Magdalena y el discípulo Juan; recorrieron la 6a. Calle Poniente y Oriente, que es conocida como la Calle de la Amargura, donde las 14 estaciones que vivió Jesús en el Calvario fueron revividas por los creyentes y por las autoridades religiosas.

Además los "penitentes", así dicen llamarse los que voluntariamente cargan las imágenes de la Jesús y la Virgen María, serpenteaban el mar de personas para lograr cumplir el objetivo de cargar el anda.

La iglesia pone a disposición de los cargadores una cruz de unas dos mil libras, la que es llevada en hombros por mujeres y hombres como muestra de arrepentimiento por sus pecados.

Isis Leiva asistió puntual al evento religioso y reconoció que "la cruz es un poquito pesada, pero como lo hago de corazón no siento tanto esa carga", expresó.

Este fue el tercer año consecutivo que Isis cumplió con la promesa que le hizo al Nazareno, "ha hecho mucho por mí y me ha cumplido muchas cosas, así que es lo menos que puedo hacer por él", asintió la feligrés.

Muchos sí vivieron el concepto de la arteria denominada de la "amargura" y es que hacían alfombras a plena luz del sol, caminaban descalzos sobre la vía de asfalto o se arrodillaban en las estaciones, como símbolo de penitencia.

Los participantes se preparaban para las actividades de la tarde: los Santos Oficios y la procesión del Santo Entierro, la cual hace del Viernes Santo, uno de los días más tristes de la Semana Santa.

Muchos dedicaron la mañana para orar por los que debía padecer Jesús en la tarde y es que en eso se enfocan los actos de los Santos Oficios, recordar el momento en que Jesús murió.

Devoción en Santa Ana

Unos 30 jóvenes de la parroquia Nuestra Señora de Guadalupe de la Ciudad Morena participaron ayer del Vía Crucis viviente.

Luego de nueve años consecutivos de organizarse, esta representación teatral ya se ha vuelto una tradición para la feligresía católica.

El recorrido inició a las 10:00 a.m. Y recorrió las calles aledañas al templo hasta llegar a la cancha conocida como El Polvorín, donde se llevó a cabo la crucifixión de Cristo.

Los ensayos duraron aproximadamente tres semanas, tiempo en el que además de la preparación artística, los jóvenes también se sometieron a un fortalecimiento espiritual.

San Miguel y su fervor

En esta ciudad cientos de católicos inundaron las calles migueleñas para recorrer entre cantos y oraciones cada una de las estaciones del Vía Crucis sufrido por Jesús antes de su muerte.

Las estaciones fueron adornadas con flores, palmas, velas y otros implementos que le daban vistosidad y ponían de manifiesto la creatividad y el trabajo dedicado de los católicos en esta ciudad.

En San Miguel disponen el Viernes Santo para reflexionar sobre el Triduo Pascual; es decir sobre la Pasión Muerte y Resurrección de Jesucristo.

Fueron al menos nueve parroquias las que realizaron su propia procesión ayer, algunas de estas en las colonias más grandes de la ciudad.

Como siempre, una de las procesiones más vistosa fue la que realizaron en la parroquia Oratorio San José, donde desde hace varias décadas hacen un Vía Crucis dramatizado.

El Vía Crucis más grande y más antiguo es el que realizan en el centro de la ciudad, que parte desde la parroquia San Francisco hasta la iglesia El Calvario.

El Santo Entierro

En Sonsonate, como en otras localidades de El Salvador, la solemnidad marcó las actividades e inclusive en algunos municipios los actos culminaron la madrugada de hoy.

En San Miguel la misa antecedió la procesión que salió de la Catedral, que lleva el mismo nombre de la ciudad. El trayecto incluyó la 4a. Avenida Norte, la 7a. Calle Oriente, la 4a. Calle Oriente y Poniente.

En Santa Ana cientos de católicos de diferentes municipios de la zona Occidental del país participaron en la procesión del Santo Entierro, la cual partió de iglesia Catedral a las 6:00 p.m., después de casi 20 minutos de fuerte lluvia.

El anda con la imagen de Cristo fue cargada por 40 miembros de la Hermandad del Santo Entierro de Jesús Nazareno.

Algunos católicos vestían de negro como símbolo de luto por la muerte de Jesús, una muerte que recuerda la pasión del Hijo por los pecados de la humanidad.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación