Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

No videntes buscan nuevas alternativas de trabajo

Alcaldía canceló solo seis meses de alquiler en exclínica de masajes terapéuticos

Héctor Galdámez se arriesga al ofrecer sus servicio de masajes en los buses a un costo de $3.00. foto edh / milton jaco

Héctor Galdámez se arriesga al ofrecer sus servicio de masajes en los buses a un costo de $3.00. foto edh / milton jaco

Héctor Galdámez se arriesga al ofrecer sus servicio de masajes en los buses a un costo de $3.00. foto edh / milton jaco

SANTA ANA. Lo que inició como un proyecto que pretendía beneficiar a personas no videntes en Santa Ana, se quedó sin apoyo de parte de la municipalidad que comenzó a financiar el arrendamiento de un local donde un grupo de este sector colocó una clínica para brindar masajes terapéuticos.

La alcaldía de Santa Ana inauguró en agosto del año pasado la primera clínica de masajes relajantes.

El objetivo del consultorio era promover la integración social y generar empleo para las personas discapacitadas.

Sin embargo, a principios de 2013, esta dejó de brindar sus servicios debido a la poca demanda laboral que había en el lugar.

El gasto en que incurría la alcaldía para alquilar las instalaciones también fue determinante en la decisión de ya no cancelar el local, que funcionaba sobre la 2a. Avenida Sur, entre Calle Libertad y 1a. Calle Poniente.

Aunque no dio un dato preciso el concejal, Jonathan Henríquez, dijo que de alquiler cancelaban entre 150 y 200 dólares al mes.

A raíz de esto los siete trabajadores, ahora desempleados, tienen que buscar la forma de salir adelante por sus propios medios a pesar de su discapacidad.

Uno de los extrabajadores de la clínica, Héctor Galdámez, manifestó que la urgencia de trabajar y ganarse la vida le ha llevado a ofrecer sus servicios de masajista en las diferentes rutas de buses que circulan por la ciudad.

Él perdió la vista a causa de un tumor en 2009; pero se sintió útil nuevamente cuando lo invitaron a ser parte del proyecto de masoterapia, el cual ya no apoya la alcaldía.

"Tengo la necesidad de darle de comer a mi familia y por eso decidí salir a ofrecer mis servicios en los buses. Yo sé que es peligroso por las condiciones en que uno se encuentra; pero, al final eso sale sobrando cuando se quiere trabajar", dijo el hombre.

Galdámez también reveló que dentro de los próximos días los no videntes afectados con el cierre del sanatorio, se presentarán en las instalaciones de la comuna para solicitar un nuevo proyecto de ayuda a las autoridades edilicias.

"Somos tres hombres y cuatro mujeres los que hemos quedado desempleados. Cada uno de nosotros tenemos que rebuscarnos para salir adelante. En estos días vamos a determinar si podemos reunirnos con la gente de la alcaldía para pedirles que por favor nos tomen en cuenta para otros proyectos similares que puedan ayudarnos a continuar desempeñando una labor", aseguró el masajista.

El alcalde de Santa Ana, Joaquín Alfredo Peñate, expresó que la ayuda que dieron a estas personas solo contemplaba un tiempo .

"Nosotros acordamos colaborar con el pago del alquiler de la casa donde estaba la clínica por un período de seis meses. Luego el proyecto se suponía sería autosostenible con los ingresos que dejarían los masajes. Lastimosamente la demanda de trabajo fue demasiado poca y por eso se tuvo que cerrar", manifestó Peñate.

El concejal Henríquez expresó que la alcaldía está dispuesta a respaldar a estas personas a través de la puesta en marcha de proyectos similares que serán dados a conocer posteriormente.

"Estas y otras personas no videntes o con cualquier discapacidad física tienen nuestro respaldo. El proyecto de la clínica de masajes quizá no fue bien planteado; pero nosotros como municipalidad estamos dispuestos a escuchar propuestas y peticiones de estas personas para ver de qué manera las podemos ayudar", dijo el concejal.

Para la mayoría de santanecos, el hecho de que estos desempleados no videntes tengan que exponer su integridad física ofreciendo sus servicios a bordo de las unidades de transporte o en la vía pública, es algo que se debe solucionar lo más pronto posible.

"Estas personas no pueden andar solas en los buses porque es bien fácil que les pase algún accidente. Lo más conveniente es que la alcaldía les dé otro proyecto donde ellos puedan sentirse útiles y que ganen algo de dinero", opinó la santaneca Gladis Ramírez.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación