Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Ventas no respetan límites autorizados

Vendedores interfieren con el tráfico vehicular en la zona generando molestias entre conductores

Los conductores deben maniobrar con precaución para no golpear los puestos que se ubican en algunos sectores del mercado central, casi a media calle. Foto edh / Milton Jaco

Los conductores deben maniobrar con precaución para no golpear los puestos que se ubican en algunos sectores del mercado central, casi a media calle. Foto edh / Milton...

Los conductores deben maniobrar con precaución para no golpear los puestos que se ubican en algunos sectores del mercado central, casi a media calle. Foto edh / Milton Jaco

SANTA ANA. Desde hace varios años, los alrededores del mercado municipal número uno de la Ciudad Morena se ha visto abarrotados por cientos de vendedores informales, que a pesar de contar con una acreditación legal y un espacio propio para comercializar su mercadería en la calle, siguen afectando la libre circulación de vehículos y personas.

El irrespeto de los límites previamente establecidos para cada uno de los puestos ha sido la causa principal por la cual la administración de mercados municipales ha decidido actuar según la ley.

De acuerdo con el administrador del mercado, Ever Aguilar, cada puesto en la plaza tiene un límite de espacio, y si los propietarios del lugar no respetan la señalización, estos se exponen a recibir una sanción estipulada en una ordenanza municipal.

"En el literal F del artículo 17 de la ordenanza municipal se estipula claramente que los propietarios de los puestos deben respetar los límites establecidos por la municipalidad, de lo contrario estos pueden ser sancionados con una multa monetaria o con el cierre parcial o permanente del puesto", explicó Aguilar.

El administrador reveló que en los últimos días los empresarios de dos rutas de microbuses que hacen su recorrido por los alrededores del mercado central, interpusieron una denuncia formal en la alcaldía expresando su malestar por el poco espacio que los vendedores del mercado dejan a los motoristas para poder maniobrar las unidades.

"Esta situación ha obligado a los motoristas de la ruta 10 y ruta 6, a buscar vías alternas para poder seguir con su recorrido, arriesgándose a que el Viceministerio de Transporte (VMT) los multe por cambiar la ruta sin autorización", dijo el administrador.

La semana pasada la administración del mercado, en colaboración con el Cuerpo de Agentes Municipales (CAM), realizó un reordenamiento en las zonas más afectadas dejando como resultado dos puestos de frutas cerrados por irrespetar las dimensiones establecidas.

Según el administrador, los locales permanecerán cerrados entre 7 a 15 días, y al mismo tiempo recibirán una sanción económica que se encuentra estipulada en la ordenanza municipal.

La mayoría de los vendedores concuerda en que el espacio asignado a cada puesto es demasiado reducido y es por eso que muchos de ellos se ven obligados a salirse de su espacio.

"La mercadería no nos cabe en el espacio que ellos (alcaldía) nos han dado, por eso nos toca salirnos a la calle", manifestó Sonia Meléndez, comerciante.

Según las autoridades de la alcaldía, en las próximas semanas se realizarán más inspecciones en el lugar para evitar que los vendedores sigan interfiriendo con el paso vehicular.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación