Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Ventas de pirotécnicos sin control en pueblos de Ote.

En los municipios pequeños no hay inspecciones que garanticen medidas de seguridad

Muchos de los municipios en el interior de los departamentos tienen ventas sin que alguien les autorice. Foto edh / Jenny Ventura

Muchos de los municipios en el interior de los departamentos tienen ventas sin que alguien les autorice. Foto edh / Jenny Ventura

Muchos de los municipios en el interior de los departamentos tienen ventas sin que alguien les autorice. Foto edh / Jenny Ventura

ORIENTE. En los municipios que no son cabecera en la región oriental es normal encontrar ventas de pólvora en casas particulares y sin la autorización para funcionar de parte de bomberos o autoridades locales.

Lo confirma las seccionales de bomberos de San Miguel y La Unión, quienes coincidieron en que no tienen un control o registro de los negocios de pólvora ubicados en pueblos pequeños.

Argumentaron que únicamente verifican dónde hay ventas masivas y por solicitud de las alcaldías.

Julio César Rodríguez, de la seccional de Bomberos de San Miguel, indicó que "nosotros inspeccionamos solo en los lugares que las alcaldías nos lo solicitan y que son ventas masivas, no en el resto de municipios".

En San Miguel los municipios inspeccionados fueron cinco, entre ellos la cabecera, Ciudad Barrios, Chapeltique y Chinameca, este último ha ubicado los negocios en el parque central, un lugar que no fue avalado por la seccional bomberil.

Mientras que en municipios como El Carmen y Santa Rosa de Lima, en La Unión, bomberos no autorizó las ventas de pólvora por considerar que no cumplen los requisitos de seguridad.

La autorización, en los casos de Santa Rosa de Lima y Chinameca, la otorgaron los alcaldes, según el cuerpo de bomberos.

Un ejemplo de la falta de control en la venta de pirotécnicos es El Carmen, La Unión, en donde en una tienda ubicada frente al parque central se comercializa pólvora sin las medidas mínimas de seguridad y en el interior de una tienda.

La encargada, quien declinó identificarse, explicó que el negocio no era de su propiedad y que "no tengo conocimiento si miembros de Bomberos o la Policía han venido para verificar el comercio de pirotécnicos en este lugar".

Sobre las inspecciones el jefe de bomberos migueleño explicó que en los municipios pequeños, quienes deberían de encargarse de la verificación y su funcionamiento son los policías destacados en cada puesto.

Sin embargo, no lo hacen porque en muchos lugares no saben de que existen este tipo de comercio, dijo Rodríguez.

Coincidió con Alexander Quintanilla, jefe de Bomberos de La Unión, quien sostuvo que "este tipo de ventas no se verifican porque nuestras labor nos limita a la inspección donde hay venta masiva", mencionó.

Aseguró que en el departamento han verificado cinco lugares donde hay comercio masivo de pólvora, Santa Rosa de Lima es una de ellas; pero justamente este municipio no cumple con los requerimientos básicos para poder mercar pirotécnicos.

Las ventas se ubican en la avenida Fernando Benítez, en el barrio Las Delicias, en una calle con doble circulación, centros comerciales a menos de 15 metros; además de negocios de lácteos, lo que lo convierte en un lugar inadecuado.

José Batres, de la Unidad de Armas y Explosivos de la policía en San Miguel, indicó que han verificado al igual que bomberos, los negocios concentrados en un solo lugar, y que se ubican en varios municipios del departamento, para constatar que tengan las medidas de seguridad y los permisos.

Hugo Padilla, jefe Operaciones de la Policía en San Miguel, mencionó que en los pueblos quienes verifican los negocios de pólvora son los agentes destacados en los puestos policiales y deben reportar si encuentran anomalías. Ambos jefes policiales indicaron que es difícil ubicar todos los negocios por la extensión de territorios.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación