Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Vendedores rechazan ingresar a los mercados

La alcaldía sonsonateca ha dialogado sin llegar a acuerdos

La inconformidad de los vendedores por ingresar a la Megaplaza, incluso, ya ha generado enfrentamientos con miembros del CAM. Ellos prefieren las calles. Foto EDH / CORTESÍA

La inconformidad de los vendedores por ingresar a la Megaplaza, incluso, ya ha generado enfrentamientos con miembros del CAM. Ellos prefieren las calles. Foto EDH / CORTESÍA

La inconformidad de los vendedores por ingresar a la Megaplaza, incluso, ya ha generado enfrentamientos con miembros del CAM. Ellos prefieren las calles. Foto EDH / CORTESÍA

SONSONATE. Vendedores informales han decidido tomarse nuevamente las calles de la cabecera para comercializar sus productos bajo el argumento de que no venden en los mercados donde algunos de ellos fueron reubicados.

La alcaldía cuenta cerca de 200 que se instalan en cinco arterias y en los alrededores de los mercados de Carne y Central, así como en el parque Rafael Campo.

Parte de ellos fueron convocados recientemente a una reunión con el alcalde Roberto Aquino, y representantes de otras instituciones, como la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos, con el fin de persuadirlos para que regresen a sus antiguos locales.

Y en caso de no tener uno asignado, gestionarlo, pues el edil les expresó que aún tienen disponibles en la Megaplaza y en los mercados El Ángel y Central. En la primera tienen 220 espacios; en el segundo, 55 y en el Central, 40.

Sin embargo, tras varias horas de negociación no llegaron a un acuerdo, por lo que la alcaldía optó por programar nuevas reuniones.

La disposición de vendedores se da a pesar de que en Sonsonate está vigente la ordenanza contravencional para la convivencia y seguridad ciudadana y contravenciones administrativas.

Esta entró en vigencia el 30 de mayo de 2010; pero su aplicación inició tras la inauguración de la Megaplaza, a inicios de enero de 2013.

La alcaldía invirtió más de $12 millones en su construcción con el fin de reubicar a los vendedores que por décadas ocuparon cerca de 43 calles. En estas habían instalado estructuras de hierro y lámina.

La ordenanza establece que "desarrollar actividades comerciales ambulantes, estacionarias y semiestacionarias, en calles, avenidas, aceras, parques, zonas verdes, y todo lugar público, hará incurrir al contraventor en una infracción grave, haciéndose acreedor a la multa".

La misma ordenanza establece la prohibición de que las personas compren bienes y servicios en las calles.

"Estamos enjaranados, debiéndole hasta a las mil vírgenes porque no se vende en la Megaplaza", dijo una vendedora presente en la reunión y que omitió identificarse.

Otros vendedores también cuestionaron los decomisos de mercaderías que hacen los miembros del Cuerpo de Agentes Municipales (CAM) cuando los encuentran ofreciendo sus productos sobre la vía pública. Algunos denunciaron que, incluso, tienen que esconderse para que no les secuestren sus productos.

El edil expresó que pretenden darles mejores condiciones a los informales, pero también ordenar las calles.

Además cuestionó el argumento de ellos, quienes señalan que las ganancias son mínimas en los mercados.

Agregó que sólo en la Megaplaza hay 2,000 personas instaladas; otras 448 están en el mercado Central y 318 en la central de abasto El Ángel.

"Es importante reflexionar que ni ustedes quieren atropellar el principio de la legalidad ni nosotros queremos entrar en confrontación con ustedes", expresó el edil.

El director del CAM, sargento Héctor Guadrón, explicó que han tenido que contratar a más miembros para hacer cumplir la ordenanza.

Actualmente tiene 148; de los cuales 54 fueron contratados desde que comenzaron a aplicar la ordenanza. En lo que va del año han aplicado multas por un total de $4,996.22.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación