Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Vendedores prevén pérdidas por Sitramss

Los comerciantes de pólvora auguran una reducción en sus ventas

Los vendedores de pólvora temen que el tráfico vehicular en los alrededores del parque Centenario debido al Sitramss, disminuya la afluencia de visitantes. Foto EDH / marlon Hernández

Los vendedores de pólvora temen que el tráfico vehicular en los alrededores del parque Centenario debido al Sitramss, disminuya la afluencia de visitantes. Foto EDH / marlon Hernández

Los vendedores de pólvora temen que el tráfico vehicular en los alrededores del parque Centenario debido al Sitramss, disminuya la afluencia de visitantes. Foto EDH / marlon Hernández

Las obras del Sistema Integrado de Transporte del Área Metropolitana de San Salvador (Sitramss) ya son un dolor de cabeza para los vendedores de pólvora que apenas ayer comenzaron a instalarse en el parque Centenario, en el centro de San Salvador.

Aunque los comerciantes aseguraron que "no quieren ser pesimistas", temen que los trabajos que realiza el Ministerio de Obras Públicas (MOP) y su dependencia el Viceministerio de Transporte (VMT), disminuya la afluencia de visitantes que acudan al parque a comprar pirotécnicos.

Rodolfo Tejada quien tiene más de 20 años de comercializar pólvora en el parque Centenario, explicó que aunque no todos los años son "buenos", este en particular se verá afectado por los trabajos que buscan implementar un nuevo sistema de transporte público de pasajeros.

"Lo ideal es que se detuviera la construcción por un tiempo, pero sabemos que el MOP tiene un tiempo que cumplir", comentó Tejada.

Otros comerciantes que asistieron el sábado al acto de entrega de los espacios de venta de pólvora por parte de la comuna capitalina, expresaron su preocupación de que las autoridades del MOP no ejecuten un plan para hacer más fluido el tráfico vehicular en la zona.

El representante de los vendedores, Rafael Molina, consideró que las obras se están ejecutando "a la carrera" y que tienen un claro objetivo.

"Creemos que esto se hubiera hecho por sectores para no afectar el comercio en general, especialmente la venta de pólvora en la temporada. (La obra) ha sido planificada con un objetivo político electoral", denunció.

En el parque Centenario habrán 147 puestos de venta, según comunicado de la alcaldía capitalina.

El 2 de diciembre la alcaldesa de San Salvador, Gloria de Oñate, junto a los ediles de Tonacatepeque, Ilopango, Soyapango y San Martín, le exigieron al Ministerio de Obras Públicas que los trabajos para el Sitramss se ejecutaran en horas nocturnas y que se suspendieran dos semanas antes de Navidad.

El objetivo es no afectar a la población que transita por la zona, ni a los negocios formales, en especial a los vendedores de pólvora que se instalan en el parque Centenario.

La noción de la edil capitalina fue apoyada por los vendedores de pirotécnicos.

Molina aseveró que la propuesta de la alcaldesa es atinada, pero lamentó que al gobierno "solo le interese hacer las cosas a su antojo y a como dé lugar".

Ese mismo día se consultó al ministro Gerson Martínez sobre la propuesta de los ediles y este se limitó a decir: "No saben lo que dicen, pero sí saben lo que hacen". Además les dejó claro que no detendría las obras.

Pese a que enfrentarán un panorama poco favorable, Rodolfo Tejada, otro comerciante, espera recuperar la inversión que hizo este año. "Son cientos, miles de dólares los que invertimos", dijo sin precisar a cuánto asciende lo que él ha invertido.

Mientras la vendedora María del Carmen Javier propuso que las obras se suspendieran "aunque sea el 23, 24, 30 y 31 de diciembre".

El parque Centenario es uno de los lugares preferidos de la población para comprar productos pirotécnicos.

Es por ello que los vendedores también solicitaron a la PNC y al VMT que ejecuten un plan de tráfico vial "efectivo", que incremente el número de gestores y con más presencia en los puntos de mayor circulación.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación