Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Vendedores pagarán por ventas en Usulután

La administración pretende cumplir la antigua ordenanza que regula el cobro

Los comerciantes que no paguen el permiso no podrán vender, y si lo hacen se arriesgan a ser sancionados.

Los comerciantes que no paguen el permiso no podrán vender, y si lo hacen se arriesgan a ser sancionados.

Los comerciantes que no paguen el permiso no podrán vender, y si lo hacen se arriesgan a ser sancionados.

USULUTÁN. El artículo tres de la ordenanza municipal que regula el comercio en Usulután estipula que "toda persona natural o jurídica que se dedique al comercio en la vía pública, requerirá de una autorización otorgada por la municipalidad".

Esa ordenanza está vigente desde 2001; sin embargo, ninguno de sus 36 artículos en los que delimita zonas de venta, pago de licencias y rubros de comercio, se había aplicado hasta el presente año bajo la administración del edil Francisco Meardi.

Debido a la inaplicabilidad de la ordenanza, miles de comerciantes informales que han colmado las calles de ventas nunca han pagado un permiso o licencia para poder hacerlo, como lo estípula ese instrumento municipal.

La actual gestión edilicia quiere comenzar a hacer efectiva esta regulación con el objetivo de ordenar las ventas informales, y que cada quien pague lo que debe por hacer uso del espacio público.

Por ello, desde febrero entró en vigencia la referida ordenanza que se aplica a los más de dos mil 500 vendedores informales que trabajan en la ciudad.

"Haremos respetar una ordenanza que nunca se ha usado, regularemos incluso los espacios en los que se permite haya comercio", explicó el edil Meardi.

Los permisos entregados a los comerciantes deben ser cancelados anualmente a la comuna. El costo de la licencia es de 57.14 dólares, que equivale a la cuarta parte de un salario mínimo vigente en la zona urbana, como indica la ley.

"En Usulután ningún vendedor ha pagado nunca un permiso anual por poder vender en las calles de la ciudad", reiteró el edil.

Hasta ahora, únicamente han cancelado el permiso 34 vendedores de los dos mil 500 que la comuna tiene censados.

A estos les han entregado un carnet que los acredita como autorizados, pero la alcaldía mantendrá un compás de espera hasta finales de mayo para que los comerciantes se pongan al día.

De no cancelar, las autoridades han establecido decomisar las ventas y prohibir el comercio a aquellos que no tienen el permiso.

Las autoridades explicaron que no en todas las calles de la ciudad es posible vender, de hecho ya han delimitado los espacios en calles y avenidas en las que puede haber comercio, lugares en donde ya han comenzado a ubicarlos.

Algunas de las avenidas autorizadas para la venta informal son las 12a., 14a. y la 16a. Avenida Norte.

"Aquí la gente ha vendido por años en donde le da la gana y eso no puede seguir así, por eso hay tanto desorden", indicó el jefe municipal.

La ordenanza explica en su artículo cuatro que "la autorización se otorgará o renovará a los comerciantes interesados que cumplan con los requisitos que señala la ordenanza y le servirá como licencia para el ejercicio temporal del comercio en la vía pública exclusivamente en la zona que se le autorice".

Otro artículo que también habla sobre la asignación de los espacios de venta en el centro de la ciudad es el nueve, que dice que las autorizaciones serán otorgadas por la municipalidad tomando en consideración el espacio ocupado, el giro comercial, entre otros aspectos.

Esto es reforzado por los artículos 12 y 13 del capítulo seis, de las normas de comercialización y disposiciones de carácter sanitario y ambiental que indica la ordenanza.

Contra prácticas ilegales

Meardi aseguró que con la puesta en marcha de esta ordenanza terminarán con un sin fin de prácticas ilegales estipuladas en la ley municipal, entre ellas el traspaso de permisos o la competencia desleal contra los comerciantes formales de la ciudad.

"Era común que la gente viniera, pidiera un puesto y luego se lo alquilaba o vendiera a otro comerciante, y la ley indica que eso es ilegal", aseguró el alcalde.

El artículo cinco precisamente establece esa regulación, y explica que "la licencia municipal de comerciante en la vía pública es de carácter personal, es intransferible e intransmisible".

Mientras que con el tema de la competencia desleal, la administración sostiene que revisarán facturas para constatar que la mercadería que venden los comerciantes informales es legal.

"Lo que muchas veces sucede es que los comerciantes informales venden los productos más baratos que aquellos comerciantes formales, pero lo que nosotros no sabemos es que probablemente esa mercadería no es legal y por eso es barata", dijo el alcalde.

Eso basados en el artículo 10 de la ordenanza que indica que "los productos nuevos y usados que comercialicen los vendedores en la vía pública deberán contar con la respectiva factura de compra que acredite su origen".

Este punto les complace a los comerciantes formales pues aseguraron que es un problema que que han enfrentado desde hace años.

Santiago Meléndez, presidente del Grupo Empresarial dijo que "uno debe vender productos, pagamos muchos aranceles y los informales vende más barato porque muchas veces no pagan nada, y eso es competencia desleal".

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación