Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Vendedores insisten en ocupar zonas que fueron prohibidas

El rescate del Centro Histórico de San Salvador, que inició en octubre de 2012, aún tiene descontentos a unos 30 vendedores, tanto así que ayer protestaron en la plazoleta que está frente a la Plaza Hula Hula.

Los manifestantes acusaron a la comuna capitalina de desalojarlos de la 3a. Avenida Sur y de decomisarles mercadería, de tratarlos con "prepotencia y con maltrato", así lo afirmó el vocero de los vendedores Martín Montoya.

Pero el director del Cuerpo de Agentes Metropolitanos (CAM), Gilbert Cáceres, desestimó las declaraciones de Montoya.

"Los vendedores saben que en zona no se debe comercializar, es una zona libre de ventas. A la fecha no hay decomisos ni mucho menos enfrentamientos entre ninguna de las partes", reiteró.

Cáceres enfatizó que han mantenido mesas de diálogo con los vendedores pero que ellos son los que han faltado, ya que "les han ofrecido infinidad de propuestas, pero que ninguna les ha parecido y siguen en desacato".

A lo que los informales dicen que la última reunión con personeros de la municipalidad fue en enero de este año "de allí no nos hemos vuelto a reunir, parece que no nos toman en cuenta, nos tratan de mala manera y son muy ofensivos", recalcó Montoya.

Agregó que seguirán vendiendo en la zona y que no les importa "lo que haga la alcaldía y es que es nuestra única fuente de trabajo. Mientras no nos den opciones seguiremos aquí en la 3a.".

Lo curioso fue que mientras unos protestaban, a unos metros de ellos, unas personas vendían sombrillas y frutas sin inconveniente alguno bajo la mirada del personal del CAM y de la Policía Nacional Civil (PNC), que se hizo presente por la manifestación momentánea.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación